Piratas del capital riesgo al abordaje del tesoro escondido en Dell Computer

Piratas del capital riesgo al abordaje del tesoro escondido en Dell Computer
| Por

Durante los últimos años, las tecnológicas han ido acumulando activos líquidos hasta convertirse en auténticas despensas de dinero en efectivo. Los grandes fondos del capital riesgo no van a dejar pasar la oportunidad de abordar la compra de una de estas empresas que, prácticamente, se compra sola. 

Relacionado: Guerra de OPAs por Dell

  • Tres pretendientes aspiran a controlar la compañía y excluir de bolsa a Dell Computer… ¿Cuál es el tesoro que esconde la compañía estadounidense? Aparentemente, en la actual era del tablet -se esperan más ventas de tabletas que de PCs en 2013-, no parece muy atractivo ser el futuro dueño de uno de los mayores fabricantes de ordenadores personales. Dell, de momento, no tiene otra línea de producto clara y potente que reemplace su actual negocio.
  • No obstante, tres grandes maestros de las compras apalancadas (Silver Lake, Blackstone o Icahn) están dispuestos a tomar este barco a la deriva, estancado en crecimiento de ingresos y en claro declive bursátil, que le ha llevado a perder dos tercios de su valor desde sus máximos en el año 2000. Sus competidores de entonces, empresas como IBM o Apple, multiplican ahora en varias veces el tamaño bursátil de Dell.

El tesoro está en la caja

  • A la luz de las ofertas de compra, Dell se encontraba ampliamente infravalorada.  El grupo informático posee un tesoro financiero en su interior. La caja de efectivo y equivalentes se eleva por encima de los 12.500 millones de dólares, según datos de febrero. Esta cifra supone ya la mitad de la primera de las ofertas de compra por Dell (24.400 millones), que encabeza su fundador en consorcio con el grupo de capital riesgo Silver Lake.
  • Pero lo interesante está en la estructura de financiación, que permitirá a sus compradores repartirse un jugoso dividendo de hasta 10.000 millones en cuanto ejecuten la compra. Michael Dell aporta a la operación el 15% del capital de la compañía, valorado en otros 3.600 millones, de manera que solo hay que recomprar el 85% restante (unos 21.000 millones).
  • Además, el rey del PC pone otros 2.000 millones en efectivo junto a Silver Lake y cuenta con el misterioso respaldo, en forma de préstamo, de Microsoft, que aporta 2.000 millones más a la financiación.
  • De esta manera, los promotores de la OPA solo tendrán que solicitar apenas 5.000 millones en créditos al banco para hacerse con el 100% de una empresa que vale 24.000 millones en bolsa y factura más de 50.000 millones anuales. Esta ventajosa estructura es lo que ha llamado la atención de los contendientes en la guerra de OPAs.

Un tiburón en la piscina

Carl Icahn fue el primero en meterse en faena: compró  alrededor del 6% de los títulos de Dell, situándose como uno de los principales accionistas de la sociedad y rememorando su papel en otra famosa operación tecnológica en 2008. Por entonces, Microsoft desplegó una ofensiva hostil sobre Yahoo!, por la que llegó a ofrecer hasta 40.000 millones por el buscador. Icahn estuvo del lado de los Windows y critico a su equipo gestor, que finalmente salió victorioso.

Ahora, el objetivo de este veterano tiburón de las finanzas ha sido, en primer lugar, pedir que el fundador elevase la oferta, aunque más tarde ha pasado a la acción y lo que pretende es replicar la anterior operación, pero ejerciendo varios roles: pone las acciones, pone el efectivo necesario y la financiación. La motivación oculta de Icahn probablemente está en la tajada que pueda sacar por el camino, si se desata, como parece, una serie de pujas al alza por Dell.

Por su parte, Blackstone se presenta como una tercera vía que podría terminar aliándose con cualquiera las otras dos partes para repartirse Dell. El fundador ya ha entablado conversaciones con el grupo que preside Stephen Schwarzman para acercar posiciones. En juego, además del dinero, está la compañía que fundó hace varias décadas y con la que quiere mantener el estatus de líder global de la industria tecnológica.

Ronda de inversores en Reclamador.es, la nueva pesadilla de las aerolíneas
Milagro Bitcoin: la divisa virtual reconvertida en bulbo de tulipán