Overbooking (político) en el Spain Startup

Overbooking (político) en el Spain Startup
| Por
(Moncloa)

Tenía razón aquel que dijo que los políticos buscan ‘robar’ la foto. Así definen algunos importantes inversores y empredendores españoles el exhibicionismo político en el Spain Startup, un evento presuntamente dirigido a emprendedores y nuevas empresas que afronta su segunda edición en 2013, pero que se ha convertido en pasarela de grandes empresas y políticos, que entre discurso y discurso ven saltar al escenario alguna que otra ‘startup’ tecnológica.

Todos quieren impregnarse con el perfume del emprendedor, de la tecnología. Si el día comenzó con una mesa formada por Soraya Sáenz de Santamaría (PP), Ana Botella (PP), Ignacio González (PP), Juan José Güemes (IE) y María Benjumea (IE-Vocento), acabó con el ministro de Exteriores, Margallo (PP), presentando Neelie Kroes, la comisaria europea que ha hecho de su lucha contra los SMS y el roaming telefónico su bandera.
El resto de protagonistas de la primera jornada del evento estuvo formado por representantes de grandes empresas como Iberdrola, Repsol, Ferrovial y con el pitch (presentación breve) de Andrea Brentan (Endesa) o el anfitrión, Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña, que acoge el evento en su edificio de Paseo de Castellana en Madrid. 
Las críticas y el malestar entre una parte importante del sector ‘startup’ y del ‘venture capital’ se ha dejado notar por el enfoque y excesos políticos del evento. ¿No eran los protagonistas los emprendedores y las startups? ¿No eraa la alfombra roja para ellos? 
Precisamente porque el Gobierno ha querido trasladar al evento un ‘pitch’ continuo con la Ley de Emprendedores, que ha sido aprobada hace unos días después de cerca de dos años de gestación.  Las medidas, conocidas y repetidas, vuelven a escucharse en el Spain Startup el miércoles por parte de la vicepresidente Soraya Sáenz o este jueves con el secretario de Estado, Jaime García Legaz.
Algunas de ellas: 1) Educación en el emprendimiento 2) la creación de un fondo público de coinversión con el ICO (1.200 millones de euros) (¡que ya fue anunciado en mayo!), 3) reducción de cuotas para autónomos con menos y ingresos (con subidas para las rentas altas) 4) deducciones fiscales a la inversión 5) atracción de talento extranjero, 6) reducción de trámites administrativos… 
Quizá faltan los apoyos políticos y legislativos más decisivos e importantes, a saber: 1) ‘stock options‘ para poder competir con ‘startups’ de otros países, 2) eliminación de burocracia, no una mera reducción. 3) bajada de impuestos para ‘startups’ y no sólo a los autónomos 4)  verdadero foco en lo digital y en Internet para evitar perder el tren de la historia, en el que EEUU domina los grandes negocios digitales sin respuesta de Europa . y 5) probablemente, la medida más difícil, dejar de hacer de política (de imagen) con los emprendedores.
Risto Mejide entra en el ecosistema 'startup'
Las seis 'startups' ganadoras en los Premios Emprendedor XXI de La Caixa y Enisa 2013