Operación Telemensaje: un millón de personas estafadas vía SMS (¿tienen responsabilidad las operadoras?)

Operación Telemensaje: un millón de personas estafadas vía SMS (¿tienen responsabilidad las operadoras?)

Operación Telemensaje. La Guardia Civil ha desarticulado una banda de 11 personas que actuaba desde la Comunidad Valenciana y ha dejado un rastro de más de un millón de estafados a través de SMS premium o de alta tarificación -más de 1 euro por mensaje- por servicios prestados sin el consentimiento de los usuarios. La operación sigue activa y el importe de la estafa se estima en 5 millones de euros desde 2005.

El Grupo de Delitos Telemáticos mantiene abierto el operativo debido a que la organización contaba con una red de 20 empresas ficticias y testaferros que cobraba por actuar de pantalla ante los verdaderos beneficiarios de la actividad, calificada como de “microestafas” por tratarse de pequeños pagos -que apenas llegan a ser una falta en los tribunales- y alcanzar a un gran número de personas. De esta manera han podido esquivar las denuncias, aunque ya existe alguna condena judicial desde 2013 a alguna de las empresas de la trama.

Modus operandi

Pese a que no se revelan nombres de los detenidos, ni de las empresas, la estafa parece fácilmente rastreable por Internet y está vinculada al envío masivo de SMS con potenciales ofertas de trabajo o haciéndose pasar por un conocido. La red enviaba mensajes simples del tipo “Ponte en contacto conmigo para la segunda entrevista de trabajo”. 

  • “Cada vez que un usuario respondía a estos mensajes, se les cobraba un importe cercano a 1,50 euros por mensaje, sin que existiera ni entrevista laboral ni persona conocida alguna interesada en ese falso contacto. Por otro lado, la organización obtenía gran cantidad de tráfico de SMS de cientos de miles de usuarios que confundidos y engañados respondían a los mensajes creyendo que estaban tratando con alguien conocido, o pensando que podrían optar a una oportunidad en el mundo laboral”.

¿Qué papel juegan las operadoras?

Una de las cuestiones sobre la mesa con la ‘operación Telemensaje’ es el papel que juegan de las operadoras de telecomunicaciones como Telefónica, Vodafone y Orange, que suelen hacer la vista gorda debido a que se llevan una parte de los beneficios de los SMS premium como operadores del servicio, y permitían la actividad a este tipo de empresas desde 2005.

Los SMS premium o de alta tarificación son servicios especiales que puede contratar cualquier empresa para comunicarse y hacer negocio con sus clientes. Destaca su uso en concursos de televisión y Mediaset, Atresmedia y RTVE tienen filiales especializadas en este tipo de telemarketing. En el caso de la banda desarticulada hoy, el tráfico de SMS se obtenía mediante engaño y de forma voluntaria por parte de los usuarios.

 

Bruselas inicia su proceso antimonopolio sobre Google: en juego, 6.000 millones de euros
BBVA compra una pequeña agencia UX (usabilidad) para rediseñar sus Apps en EEUU