Multa de 20 millones a Uber por engañar a sus conductores

Multa de 20 millones a Uber por engañar a sus conductores
La polémica App de transporte Uber (Uber)

Es EEUU, pero podía ser España perfectamente. Inflar las expectativas de ingresos para captar conductores. Así de simple. La Comisión Federal de Comercio de EEUU (FTC, por sus siglas en inglés) considera que la compañía de transporte alternativo Uber engañó a los chóferes particulares que usan su aplicación en EEUU con con promesas de ingresos “exageradas” con el fin de atraerles a su plataforma. También les llevó a engaño con las posibilidades de su programa de financiación de vehículos, cuyos costes eran mayores a los publicitados.

Según la sanción de la FTC, la compañía tecnológica deberá pagar una multa de 20 millones de dólares para para compensar a los conductores afectados. De acuerdo con la queja de la FTC, en sus malas artes por atraer a los posibles conductores, “Uber exageró los ingresos anuales y por hora los conductores podrían hacer en ciertas ciudades, y engañó a los conductores potenciales sobre los términos de sus opciones de financiación de vehículos”, concluye el regulador.

En concreto, la FTC alega que Uber prometía ingresos anuales a los conductores de uberX -el servicio de conductores para particulares- de más de 90.000 dólares en Nueva York y más de 74.000 en San Francisco, cifras que sin embargo, se quedaban un 50% por debajo (61.000 y 53.000). A través de anuncios en sitios de clasificados como Craiglist, Uber promocionaba estos anuncios y su programa de financiación de compra de coches “desde 120 dólares por semana”, aunque la realidad era que estos se incrementaban hasta los 160 y 200 dólares, generando pingües beneficios a Uber.

Además de la multa, la FTC prohíbe a Uber que siga tergiversando la realidad del servicio a sus potenciales conductores. Se trata de una modalidad que fue prohibida en España por la justicia después de las demandas del sector del taxi. Entonces muchos se echaron las manos a la cabeza, sin embargo, también en EEUU los supervisores han tomado cartas en el asunto. Uber ha construido un negocio global con sus Apps de transporte alternativo precisamente gracias a sus miles de conductores, que se afilian a la plataforma con un modelo de ingresos compartidos y comisiones que, al final, acaban engordando las cuentas de la tecnológica y vaciando poco a poco las suyas.

Transformación digital en la empresa: ¿esperar a que los ejecutivos se formen o relevarlos?
La visión de BBVA sobre la banca digital: algoritmos, regulación y blockchain