Mensaje común de los expertos ante la norma del ‘crowdfunding’: ‘la regulación es bienvenida; los límites al sector, no’

Mensaje común de los expertos ante la norma del ‘crowdfunding’: ‘la regulación es bienvenida; los límites al sector, no’
| Por

¿Ha habido límites a la inversión en bolsa? ¿En preferentes? ¿En casas? ¿Para hipotecarse? El Gobierno trabaja en la regulación de la financiación colectiva a través de Internet, pero ha comenzado poniendo frenos y límites a este tipo de financiación de proyectos emprendedores: 1 millón de euros al promotor por operación, 3.000 euros al inversor por operación y 6.000 euros por plataforma al año. Empresas y asociaciones del sector en su conjunto aplaude la llegada de una regulación que despeje dudas, elimine el vacío legal e incorpore la supervisión (CNMV y Banco de España), pero unánimemente coinciden en señalar que imponer unos límites bajos frenará su uso y desarrollo.

Relacionado:

– La futura ley de ‘crowdfunding’ NO afectará a ‘proyectos con recompensa’ o donaciones; SÍ a préstamos P2P e inversión en ‘startups’

– El Gobierno busca poner frenos al ‘crowdfunding’, una fórmula en auge

– Completada la mayor inversión ‘startup’ con participación crowdfunding

En opinión de los expertos consultados y agentes del sector, esta posible regulación deja al sector en desventaja competitiva frente a otros países. Por ejemplo, la limitación en Alemania asciende a 100.000 euros, en Reino Unido asciende a 5 millones, mientras que en Francia no existe y en EEUU depende de la renta del inversor. Sólo la plataforma Kickstarter ha alcanzado los 1.000 millones de euros en inversión desde su creación en abril de 2009, desde 220 países y con 5,7 millones de inversores.

“En términos generales, nos suena a música celestial. Nos pone en el mapa, dejamos de ser ‘outsiders’ y entramos de lleno en el carril regulatorio. Los requisitos de información y transparencia son lógicos, de hecho, nosotros ya venimos haciendo gran parte de lo que la futura ley plantea, incluido el límite por operación (1.000 euros desde que empezamos). La distinción entre los diferentes ‘crowfundings’ (acciones, préstamos…) es acertada”, explica Arturo Cervera, CEO de Comunitae, una plataforma de préstamos entre particulares (crowdlending) que opera desde 2009 en España.

En este sentido, Luis Reig, CEO de Zänk, considera también que es buena la regulación para el sector, aunque cree todavía es demasiado pronto para valorarla en su conjunto. “La limitación de cantidades no tiene mucho sentido, sobre todo, teniendo en cuenta que en países como Reino Unido, el propio Gobierno ha utilizado estas plataformas para acelerar el crédito a las empresas (…) La regulación nos parece buena a todo el mundo porque ayudará a despejar dudas y miedos entre los inversores”, señala.

Desde Sociosinversores.es, plataforma que lidera Javier Villaseca, se muestra muy críticos con la eliminación de la tarifa por éxito en la captación de capital. “Se elimina una de las principales fuentes de ingreso de las plataformas, pudiendo ser esta medida determinante en la muerte de muchas plataformas, ya que prácticamente todos los que recurren actualmente al crowdfunding (acciones o préstamo) parten con un presupuesto igual a cero, por lo tanto sólo les es posible pagar una vez recogido el capital necesario para desarrollar su idea”, explican en un comunicado.

Otro punto de clara fricción con el sector que aparece en el borrado de la futura norma es la prohíbición de publicitar los proyectos a financiar también hay una clara oposición. “Nos parece injusto y debemos destacar esta prohibición dado que las entidades financieras o entidades de crédito tienen legislado su comunicación comercial y se les permite por ejemplo publicitar la venta de acciones del Tesoro o la ampliación de capital de una empresa determinada, y por lo tanto, deja a las Plataformas de Crowdfunding Participativas en clara desventaja competitiva para captar fondos de inversores privados“, advierte la Asociación Española de Crowdfunding que preside Xavier Olivella.

Otro de los problema destacados es la ausencia de comunicación y consulta del Gobierno con entidades que ya estaban operando, con experiencia a pie de campo en el sector. “El Gobierno debería tener en cuenta que ya existen plataformas previas al anuncio de la Ley, y por tanto, debería prever un proceso de transición de las existentes. Dichos registros deberían ser simples y fáciles de tramitar para evitar largos y tediosos procedimientos como ya ocurre para otros casos”, añade Olivella a través de un comunicado.

“En cualquier caso, y a modo de conclusión: el borrador es muy confuso y abre la puerta a todo tipo de dudas. Esperemos que el Gobierno abra un proceso de diálogo para poder debatir sobre el asunto y que esté abierto a unas modificaciones que son tremendamente necesarias”, apunta Carlos Otto, miembro del equipo Lánzanos, que promueve en su mayoría proyectos con recompensa de producto para los financiadores como libros, discos o juegos, entre otras.

Coches conectados, la revolución que despega en Barcelona y aterriza en Ginebra
Workday compra Identified, 'startup' fundada por Adejemi Ajao (ex Tuenti)