La historia de cómo la burocracia terminó matando a una ‘startup’ (#RIP_Bicibar)

La historia de cómo la burocracia terminó matando a una ‘startup’ (#RIP_Bicibar)
| Por
(Hemerotek)

El reciente cierre de Bicibar Barcelona, un proyecto impulsado por tres emprendedores en la capital catalana, es sólo un ejemplo de cómo la burocracia y el laberinto kafkiano de las administraciones puede acabar con una empresa, especialmente, si ésta se encuentra en su fase más vulnerable: el inicio.

Todo iba sobre ruedas para Bicibar BCN hasta que se toparon con la burocracia y una de sus armas más destructoras: el silencio administrativo. Tres emprendedores (Silvia Ortega, Paco Requena y Mike Schewentor) habían puesto hasta entonces las bases de una startup turística.

Sortearon los primeros pasos de licencias municipales y se pusieron en marcha con 100.000 de capital inversión y otros 60.000 en crédito.  Nacía Bicibar Barcelona, bajo el concepto de bar & tapas, pero sobre ruedas, importando y adaptando la idea de otras capitales europeas.

“Barcelona Turismo vendía la actividad a través del portal BCNshop a cambio de recibir una comisión de venta (15%)”, cuentan sus promotores , que han elaborado un vídeo dar a conocer a sus clientes, empleados y proveedores el porqué de su cierre.

Pese a contar con las licencias pertinentes del Ayuntamiento de Barcelona, según aseguran los promotores de Bicibar, la Guardia Urbana comenzó a informarles recientemente de que aquello no estaba en regla, impidiendo la actividad que habían realizado desde julio de 2012.

Han tenido que cerrar. El cambio de signo político y de responsable al frente del área de Movilidad del Ayuntamiento en este periodo de apenas 20 meses ha motivado también un cambio de opinión del consistorio a la hora de otorgar la licencia. Lo peor, la falta de respuesta al volver a solicitar información al consistorio. Lo que antes estaba en regla, ya no lo está.

'Impuesto al #ecommerce': el Senado a los EEUU vota este lunes una norma que cambiará las reglas del juego
Google entra en Lending Club y respalda el negocio de los préstamos entre particulares por Internet