La futura ley de ‘crowdfunding’ NO afectará a ‘proyectos con recompensa’ o donaciones; SÍ a préstamos P2P e inversión en ‘startups’

La futura ley de ‘crowdfunding’ NO afectará a ‘proyectos con recompensa’ o donaciones; SÍ a préstamos P2P e inversión en ‘startups’
| Por

No llegará la sangre al río. El Gobierno busca poner frenos al ‘crowdfunding’ (financiación colectiva a través de Internet), pero la nueva normativa se centra en sus variantes relativas a la inversión como el denominado ‘equity crowdfunding’ (compra de acciones de empresas’) o ‘crowdlending’ (préstamos entre particulares o a empresas), según el borrador del anteproyecto de ley al que ha tenido acceso Hemerotek.

El Ministerio de Economía, quien impulsa esta ley, ha declinado realizar comentarios. Por tanto, será aquí dónde se impondrán los límites al inversor de 3.000 euros por proyecto y 6.000 euros por plataforma, con un máximo de 1 millón de euros en consonancia con la Jobs Act aprobada en 2012 en EEUU para regular la actividad de financiación ‘startups’ y pymes.

De esta manera, “queda excluido todo tipo de regulación respecto a donaciones, recompensas, pago por actividades o por compra/uso de producto o de servicio“, señala el texto, que tranquilizará a aquellas iniciativas de carácter social y proyectos que no tengan un componente de inversión (acciones o deuda) en su esquema de funcionamiento, como la mayoría de operaciones de plataformas tipo Lánzanos, Goteo o Verkami.

La nueva normativa pretende poner coto a las actuales plataformas de inversión en ‘startups’ y profesionalizar su actividad. Les exigirá seguros de responsabilidad, un mayor capital social y que auditen sus cuentas como entidades de inversión, así como estar supervisadas por CNMV. También contiene en su espíritu la obligación de informar al inversor de los riesgos en que está incurriendo con su dinero. En este terreno se encuentran plataformas como The Crowd Angel, Fundedbyme o Sociosinversores, entre otras. También prohibirá publicitar este tipo de captación de inversores para ‘startups’.

Crowdlending, en el ojo del huracán

La verdadera problemática llega para las plataformas de préstamos entre particulares y a empresas, el conocido como ‘crowdlending’, que hasta ahora apenas estaba regulado y sólo requería una licencia en Consumo y como entidad de pagos en el Banco de España. Por tanto, como reconocen fuentes del sector, se movían en un terreno ‘alegal’, sin practica regulación o normativa al respecto.

Sin embargo, la normativa eleva los requisitos para ejercer en este sector. Se trata de una fórmula en auge en el sector en España con plataformas como Comunitae o Zänk, que suponen una alternativa al circuito bancario para quien necesita crédito. Para el inversor supone obtener un interés más elevado que un depósito, aunque sin contar con los potenciales impagos que se puedan producir en los préstamos en los que ha invertido.

Cook desvela que en 2013 se vendieron 10 millones de Apple TVs por $1.000 millones
La gigantesca aceleradora de negocios MWC Barcelona y el 'hub' tecnológico europeo