La estrella que eclipsó Instagram: Snapchat llega a una valoración de $1.000 millones

La estrella que eclipsó Instagram: Snapchat llega a una valoración de $1.000 millones
(KPCB/Snapchat)
| Por
Es una de las aplicaciones más populares para smartphone en el último año y medio. Desde hace un par de semanas, un gráfico que sitúa su tráfico de fotos compartidas por delante de Instagram y ha dejado boquiabierta a la industria.

Snapchat ya es el sol que más brilla y calienta en las redes sociales. Y en su camino se ha llevado por delante a Instagram, la red social móvil de fotos por la que en Facebook se volvieron locos y pagaron 1.000 millones de dólares en 2012. Y en ese nivel se acaba de situar Snapchat, una red social basada en fotografías con público femenino y que se mueve a caballo entre un Whatsapp o Instagram.

El secreto del éxito de Snapchat se encuentra en su foco en un público femenino y adolescente, extremadamente activo con el ‘smartphone’ y con interés en la moda. La herramienta permite dotar de caducidad a las imágenes que se comparten con los contactos y recibir un aviso si alguno de ellos ha realizado un pantallazo. Sus peligros sobre la privacidad son similares a otras redes, si bien en esta se han popularizado usos de riesgo.

¿Quién es el nuevo inversor de Snapchat?

La valoración de la compañía puede alcanzar los 1.000 millones de dólares, según  Techcrunch, que cita fuentes del sector tecnológico a raíz de la ‘megaronda’ de financiación de 100 millones de dólares realizada por Snapchat. La identidad de los nuevos inversores no es conocida todavía.

Según el informe de Mary Meeker (Kleiner, Perkins, Caufield & Byers), la ‘startup’ ha conseguido cifras de tráfico récord con 150 millones de fotos compartidas diariamente, multiplicando varias veces los números de Instagram (Facebook) o Flickr (Yahoo) y sólo por detrás de los más de 300 millones de imágenes que se suben a Facebook (sin Instagram) diariamente.

Sodena inyecta 450.000 euros en la startup sanitaria Tedcas Medical Systems
Nuevo iOS de Apple, ¿cuestión de tamaño?