La élite de Silicon Valley espolea la próxima salida a bolsa (o venta) de Twitter

La élite de Silicon Valley espolea la próxima salida a bolsa (o venta) de Twitter
| Por

Twitter está camino de la bolsa. El ruido sobre la operación -valorada en más de 10.000 millones de dólares- está ganando decibelios  en el sector tecnológico y financiero en la última semana al calor del giro estratégico en su modelo publicitario y los movimientos de su rival Weibo.

Los planes de expansión internacional de Weibo.com, la red de microblogging china, y la alianza con el gigante del ecommerce Alibaba han encendido las alarmas en el cuartel general de Twitter. Los accionistas están nerviosos y no son pocos, ni precisamente pequeños. Es la élite de Silicon Valley.
Una treintena de ‘business angels’ y fondos de ‘venture capital’ y gran parte de los empleados de la empresa, en la que trabajan más de 1.600 personas, forman parte de su capital. El último movimiento accionarial (enero de 2013) supuso la entrada en el accionariado de Blackrock para dar liquidez a las acciones de los empleados.
Anteriormente, los últimos en entrar en el accionariado de Twitter -y que han pagado un precio más alto- fueron DST Global, el fondo del ruso Yuri Milner que respaldó Yandex y de la salida de Facebook, así como el príncipe saudí Alwaleed bin Talal, accionista principal de gigantes como Citigroup. En 2011, entre rusos y saudíes aportaron 400 millones de dólares a Twitter.

Venta y los fichajes de Gaylor o Warren Buffett

Desde la puesta en marcha de la empresa en 2006, según datos de Techcrunch, Twitter ha levantado 1.160 millones de dólares de financiación con destacada presencia de accionistas como Marc Andreessen o Jeff Bezos, además de fondos como Morgan Stanley VC, Spark Capital, Index Ventures…
Quizá, los que están más tranquilos son los fundadores de Twitter, que atesoran la mayor participación en la empresa. Evan Williams, Biz StoneJack Dorsey, Éste último, que dedica su tiempo a lanzar Square, el sistema de pagos móviles, señaló la semana pasada que “no se piensa siquiera” en la salida a bolsa. Es, sin embargo, la opción más factible para una empresa con tantos accionistas.
 
La otra opción de salida para los accionistas de Twitter es acabar en manos de un gigante como Google o Apple. Dos de los cuatro miembros del equipo fundador ya tienen experiencia en operaciones corporativas de este tipo. 
 
Dick Costolo, actual consejero delegado e inversor de Twitter en una de las primeras rondas de financiación en 2007, es cofundador de Feedburner, el sistema de RSS que acabó en manos de Google. También Evan Williams, cofundador de Pyralabs (Blogger), acabó vendiendo al buscador.
Además, la tecnológica acaba de contratar a Cynthia Gaylor, una banquera de inversión de Morgan Stanley -uno de sus accionistas- para que pilote la construcción de su equipo corporativo y actúe de interlocutor ante los accionistas. La especialidad de Gaylor, fusiones y adquisiciones (M&A), parece toda una declaración de intenciones en un contexto en el que todo el planeta financiero sigue a Twitter tras la incorporación a la red del legendario Warren Buffett.
La creciente amenaza de Weibo
Pero el objetivo, cada vez más cercano, de poner en valor las acciones de Twitter puede verse amenazado si su competidor oriental Weibo.com sale de China e inicia su expansión internacional. Allí goza de un éxito indiscutible y una audiencia fiel, gracias a un mercado colosal de 1.000 millones chino-hablantes.
Por su parecido, Weibo es el principal rival de Twitter, tanto o más que Facebook o Linkedin, que se dirigen a otro tipo de público. Alibaba y Sina, dueños de Weibo, han firmado una alianza que incluye la venta del 18% de la red social y el inicio de la explotación publicitaria de la red de microblogs. En 2012, Weibo obtuvo unos ingresos de 72 millones de dólares, según Bloomberg.
Quedan muy lejos de los cerca de 1.000 millones que se espera que facture Twitter en 2013, según eMarketer. La misma consultora reveló que en 2011 apenas había facturado 150 millones de dólares, cuatro veces menos que su nivel actual. La semana pasada Twitter dio un giro radical a su estrategia publicitaria al permitir que cualquier usuario compre anuncios en la red social, acción reservada a grandes empresas o cuentas por invitación.
Tripadvisor adquiere la 'startup' chilena Cruisewise para su sección de cruceros
Español, el tercer idioma en Internet