La californiana Ixys compra Incide, una tecnológica guipuzcoana de chips

La californiana Ixys compra Incide, una tecnológica guipuzcoana de chips
(Ixys San Sebastián - Incide)
| Por

Otra pyme tecnológica que acaba en manos de capital estadounidense. Otra más. Ixys Corp, un grupo californiano de semiconductores cotizado en el Nasdaq, ha cerrado la compra de la empresa guipuzcoana Incide, uno de los pocos fabricantes de chips en España que permanecía independiente y probablemente la único en su clase en la península que se dedicaba el diseño de microprocesadores de radiofrecuencia (RFID).

El importe de la operación no ha sido relevado si bien superaría a la financiación obtenida (2 millones de euros) de los fondos de capital riesgo que la respaldaban. Fundada en 2000 en San Sebastián, Incide nació como spin-off del Ceit, centro de investigación vinculado a Tecnun-Universidad de Navarra en el capital donostiarra, según informa Gananzia, que cifra el importe de la operación en torno a los 2 millones de euros.

La empresa está liderada desde su inicio por su CEO y fundador Javier Hernández, que ha contado con el apoyo de ‘business angels’ locales como Javier Berasategi, del grupo metalúrgico TTT, o la familial Olóriz Gorostiaga. Desde 2008, Incide esta participada al 40% por grupos financieros vascos como Talde, vinculado a Kutxa y presente a través del fondo Sendogi, así como el fondo público Elkano dependiente del Gobierno vasco y también de las cajas vascas.

Estas entidades de capital riesgo eran los socios mayoritarios tras invertir unos 2 millones de euros por esa participación en la tecnológica guipuzcoana hace cinco años. Incide mantendrá su sede en la capital donostiarra y ha pasado a llamarse Ixys San Sebastián (ISS) como uno de los centros de la multinacional estadounidense en Europa. Con la operación, la tecnológica preve triplicar su plantilla desde los 20 empleados actuales que tiene en la capital vasca.

 

El gigante Samsung hinca la rodilla (otra vez) ante una casi desconocida tecnológica de Barcelona
Twitter se derrumba un 40% desde máximos por las dudas sobre su métrica más importante