Apple emitirá bonos para elevar su dividendo y evitar su abismo fiscal

Apple emitirá bonos para elevar su dividendo y evitar su abismo fiscal
Peter Oppenheimer, director financiero de Apple.
| Por

Apple se enfrenta a su particular abismo fiscal. Tiene 137.000 millones de dólares en caja, pero si eleva a dividendo deberá dejar una parte importante en la Hacienda de EEUU. ¿Cómo evitarlo? El banco de inversión JPMorgan cree que Tim Cook cederá a las presiones de Wall Street y emitirá deuda para recomprar acciones o elevar el dividendo con un pago en títulos.

  • Creemos que Apple está a punto de realizar un gran apalancamiento (endeudamiento)”, escribe en su último informe Mark Moskowizt, analista de JPMorgan, que señala que la compañía podría emitir deuda por valor de 15.000 o 20.000 millones de dólares para impulsar el dividendo a sus accionistas.
  • Se trata de un planteamiento similar a la propuesta de emitir preferentes que realizó en febrero David Einhorn, gestor del hedge fund GreenLight Capital, que planteó una macroemisión de deuda híbrida por valor de 250.000 millones que se entregase a los actuales accionistas.
  • ¿Para qué se endeuda Apple si tiene 137.000 millones de dólares de efectivo en su caja? La principal razón es que la mayoría de la liquidez de la empresa fabricante del iPad o iPhone se encuentra en filiales extranjeras como Luxemburgo o Irlanda, desde donde factura con bajos impuestos productos como la venta de aplicaciones o libros a través de iTunes.
  • Ese dinero en caja, si se destina a dividendo, debe pasar por el fisco de EEUU, que se quedaría con hasta 33.000 millones de dólares. Para evitar el particular ‘abismo fiscal’ de Apple, la compañía tiene entre sus opciones la posibilidad de recomprar acciones o emitir deuda que se entrega como pago en especie. La decisión final sobre el dividendo la explicará Peter Oppenheimer, máximo responsable financiero de la empresa, en la conferencia call del 23 de abril.
¿'Venture capital' en España? La inversión privada cae un 22% y catapulta al Estado como primer inversor en 'startups'
Offerum entra en rentabilidad