La revolución que llega: Internet Omnipresente ‘en todas las cosas’

La revolución que llega: Internet Omnipresente ‘en todas las cosas’
| Por

Es el llamado Internet of Things (IoT) (que aquí bautizaremos como ‘internet omnipresente‘ a partir de ahora) y responde a la necesidad de poner un collar a la gran tendencia en la que convergen una revolución tecnológica, económica y social. Se trata de un escenario de cambio para muchas empresas y productos, como podrá verse a partir de la semana que viene en el CES, uno de los eventos tecnológicos más importantes.

Llega el CES

Tres agitaciones de lo establecido tan reales como la propagación de los dispositivos electrónicos que recopilan datos a través de sensores y se comunican con otras máquinas y usuarios.

  • Según la previsión reciente de la consultora IDC, este Internet omnipresente moverá en 2015 1,7 Billones de dólares (Billones europes, trillions para los anglosajones). En 2020 se alcanzarán los 30.000 millones de dispositivos conectados, es decir, en menos de cinco años y la industria agregada moverá 3 Billones de dólares (Billones europeos).
  • Del 6 al 9 de enero en Las Vegas (EEUU) tiene lugar el CES (Consumers Electronic Show), la feria de electrónica del consumo más importante del mundo y uno de los macroeventos de tecnología para seguir. Sus números dan fé de ello: 3.600 empresas participantes y 160.000 asistentes en 2014, 40.000 de ellos extranjeros. El Internet Omnipresente que todo lo conecta protagonizará su conferencia inaugural con los primeros ejecutivos de la coreana Samsung.

Coche, casa, móvil…

Será también el eje temático que une a las empresas de Internet, software, telecomunicaciones, automóvil. En las novedades y lanzamientos que se esperan en la feria destacan:.

  • Desde los nuevos ‘smartphones’, tablets y ordenadores portátiles; pasando por las impresoras 3D y hasta la tecnología vestible (o weareable) de relojes y pulseras electrónicas. Los fabricantes automovilísticos también acudirán al CES a presentar sus novedades de ‘coche conectado’, que exige nuevos modos de pensar a operadoras de telecomunicaciones, productores de software y de contenidos.
  • Quien dice coche, dice casa: los hogares inteligentes viven su particular catarsis tecnológica en la que muchas tareas, servicios y actividades de ocio pasarán a estar gestionadas en remoto por un usuario o otra máquina, a través de una aplicación. Desde artilugios tan tradidicionales ya como la TV o la consola; a los nuevos termostatos inteligentes, electrodomésticos, alarmas… Las grandes tecnológicas están apostando fuerte por el nuevo nicho de productos, como demuestran las mayores inversiones de Google a lo largo de 2014 (Dropcam, Nest).

 Nuevos usos, nuevas necesidades

Software, comunicaciones, comercio electrónico, banca, hosting… Todo cambia con nuevas necesidades del Internet de las cosas, cuya dimensión parece infinita e inabarcable. Por primera vez, las grandes corporaciones de casi todos los sectores están alineadas en este objetivo, que reportará nuevas fuentes de ingresos y requieren de grandes inversiones.

  • Ejemplos hay muchos. Empresas como la española Telefónica están comprometiendo fuertes inversiones en sus programas M2M de comunicación entre máquinas. Las ‘startups’ fintech exploran si es posible que una máquina se financie por sí misma y gigantes como Amazon ya tienen sobre la mesa un dispositivo (Echo) capaz de programar compras en su página, detectar faltas de suministro o convertirse en un auténtico asistente de suministros para el hogar.
  • A las evidentes agitaciones económicas y tecnológicas para múltiples sectores se le suma su impacto en la sociedad. De nuevo, políticos y legisladores llegarán tarde a esta revolución en su rol de representantes de la sociedad. Y eso no es bueno, como se ha visto con las recientes reguladores de contenidos en Internet en Europa. Volver a actuar al dictado del ‘lobby’ de turno, y la tentación convertirse en un ‘gran hermano’ espiando a la población son riesgos cada vez más presentes cuando todo esté conectado.

 

 

 

Reválida o rectificación para las grandes tecnológicas de Wall Street en 2015
12 meses, 12 ciberataques: los incidentes más destacados de 2014