Inteligencia colectiva: Menéame se une al mercado de predicciones Futuramarkets

Inteligencia colectiva: Menéame se une al mercado de predicciones Futuramarkets
| Por

Andrés Alonso y Orlando López. (Futuramarkets)

No se trata de adivinar el futuro, pero casi. Futuramarkets, una ‘startup’ asturiana que lideran Andrés Alonso (Sintetia) y Orlando López (Talento Corporativo), ha creado el primer mercado de predicciones en España para datos económicos, acontecimientos políticos o deportivos, entre otros. Se trata de una Bolsa virtual en la que sus usuarios compran ‘acciones’ de SI o NO ante una pregunta, generando un resultado agregado con las probabilidades de que algo pase.

La idea básica es que a título individual nadie, ni siquiera un experto, es bueno haciendo predicciones. Pero como un todo, la predicción única de una multitud es mucho más precisa. Valga un ejemplo muy ilustrativo y real: un bote de caramelos en una clase de niños. Preguntas a los niños cuántos hay dentro. La media de todas las repuestas de los niños será una estimación más precisa que la respuesta del profesor”, explica Alonso a Hemerotek.

El proyecto de Futuramarkets cuenta desde el inicio con el respaldo y la participación de Menéame, la tecnológica balear impulsada por Ricardo Galli y Benjamí Villoslada, que realiza ahora su primera inversión externa y se ha convertido en uno de los principales agregadores de noticias, junto a Reddit o Digg, entre otros. También forman parte de la ‘startup’ Javier García (Sintetia, Alantis) y Abel Fernández (Sintetia).

Una herramienta de inteligencia colectiva

Los mercados de predicciones son una herramienta de inteligencia colectiva, según explican sus promotores. ¿Ganará algún español un Oscar? ¿O el Atlético de Madrid la Liga? ¿Creará empleo la economía española antes de verano? ¿O algún día? Cualquiera de las cuestiones se responden con SI o NO por los usuarios de Futuramarkets en forma de compra o venta de acciones virtuales.

El agregado de las predicciones individuales genera a su vez una predicción colectiva del evento. Al mismo tiempo, un algoritmo marca los precios cada vez que se compra o vende.  “Lo bonito es que tenemos un auténtico mercado (pero dinero virtual), agregando información de manera eficiente, y dinámica. En resumen: si una encuesta es una foto de la opinión, nosotros somos un vídeo de la auténtica creencia de la gente“, concluye Alonso.

Efecto Twitter: los inversores también atizan a Linkedin pese a batir las previsiones
El negocio de Facebook, Linkedin y Twitter suma por primera vez $10.000 millones/año