Google entra en Lending Club y respalda el negocio de los préstamos entre particulares por Internet

Google entra en Lending Club y respalda el negocio de los préstamos entre particulares por Internet
| Por
Renaud Laplanche, CEO de Lending Club.


“¿Qué pasa si Google entra en tu sector?” No hace mucho tiempo era una de las preguntas recurrentes que se hacía a cualquier empresa de Internet en busca de financiación o crédito entre inversores o banqueros. La entidades de crédito incluso hoy ni se plantean a este tipo de competidor, pero ya está aquí. La tecnología hace milagros y es capaz de crear nuevos mercados.

Google Ventures, el brazo inversor del buscador, acaba de entrar el capital de Lending Club, una de las principales plataformas en EEUU de préstamos entre particulares junto a Zopa. Lo hace junto al fondo Foundation Capital en una ronda de inversión de 125 millones de dólares, que valora el 100% de la empresa en más de 1.500  millones. 
El buscador no sólo respalda a Lending Club, sino a todo un sector que hasta ahora sobrevivíaLa operación dará salida de algunos de sus inversores iniciales -que habían invertido más de 100 millones desde 2006- como los fondos Kleiner Perkins & Caufield, Norwest Venture y Union Square, según informa Dealbook (NYT). Entre los consejeros de Lending Club se encuentran el ex secretario del Tesoro de EEUU, Larry Summers, o el ex presidente de Morgan Stanley, John Mack
Lending Club, dirigida por Renaud Laplanche, es uno de los actores protagonistas en un sector que comienza a ganar tracción en decenas de países de todo el mundo, y que en España cuenta con Comunitae, una plataforma impulsada por el ex BBVA Arturo Cervera y que cuenta entre sus accionistas con  Cabiedes & Partners, Francois Derbaix o Good Investments.
El negocio de préstamos entre particulares ha crecido con fuerza en los últimos años tras la resaca de la crisis bancaria. Lending Club generó préstamos por valor de 782 millones de dólares en 2012 y espera alcanzar los 2.000 millones en 2013, según cuenta Laplanche a Dealbook
Junto a los sistemas de pago digitales, cuyo mayor exponente es Paypal o el propio Google con Wallet, el negocio de dar préstamos -y cobrar los intereses- es el pilar básico sobre el que se sostiene la banca. Y aquí están entrando las tecnológicas a paso ligero gracias a la solvencia que han adquirido sus balances, con cientos de miles de millones de dólares de dinero líquido disponible.

Cómo funciona el préstamo entre particulares

El funcionamiento de este tipo de plataformas es relativamente sencillo y lo más parecido al negocio bancario tradicional. En ellas se registran  inversores, por un lado, dispuestos a destinar una parte de su ahorro a prestarlo a otros particulares que necesitan un crédito personal.  
Quién solicita el préstamo obtiene un perfil de crédito -al igual que los que imponen las agencias de ráting- en función de su situación laboral, ingresos o historial crediticio. Si recibe luz verde podrá publicar su propuesta y recibir dinero de los inversores de la plataforma, en una suerte de financiación en masa o colectiva. Por su parte, al otro lado de la pantalla, el inversor destina su inversión a varias propuestas de créditos distintas para diversificar el riesgo.
La historia de cómo la burocracia terminó matando a una 'startup' (#RIP_Bicibar)
Tripadvisor adquiere la 'startup' chilena Cruisewise para su sección de cruceros