Inversión ‘startup’ y el privilegio de las pensiones

Inversión ‘startup’ y el privilegio de las pensiones
(Webcapitalriesgo)
| Por

El Venture Capital (VC) en España en 2013 no ofreció grandes titulares. La actividad inversora se mantuvo en una línea parecida a la de años anteriores. No hubo operaciones extraordinarias, ni salidas a Bolsa (otro año más), ni se levantó ningún megafondo. Sin embargo, si leemos entre líneas hubo cosas positivas que deben valorarse en su justa medida, como por ejemplo, que rozamos el máximo de nuevas inversiones y que llegaron más inversores internacionales que nunca o que CDTI y Enisa siguen estando ahí.

Relacionado: La inversión en ‘startups’ volvió a bajar en 2013 (otro año más)

Pero, ¿qué le falta al VC en España (inversores y startups) para subir al siguiente nivel? Pues seguramente tiempo y una apuesta decidida. Tiempo para que los inversores sigan madurando y especializándose en esta ilusionante oleada de interés por la inversión en las etapas más arriesgadas, pero también en las que mayor riqueza y empleo se genera.

Por el lado de los emprendedores y startups quizá puede echarse en falta más ambición y un planteamiento global desde el comienzo del proyecto. También vendría bien al ecosistema que hubiera algún gran caso de éxito que traspasara fronteras, o, al menos, que fueran más frecuentes. Los ejemplos de Tuenti o Buyvip ya quedan lejos en el tiempo.

La apuesta decidida tendría que venir de nuestros gobernantes a través de un marco legislativo y fiscal más favorable para la creación y financiación de startups por parte de ‘business angels’ (inversor de proximidad) y a través de crowdfunding (financiación colectiva) En este sentido, la ley de Emprendedores se ha quedado corta y la normativa de financiación de ‘crowdfunding’ va por el mismo camino. En ambos casos apenas se incentiva la inversión, lo que impide que vayan calando en la sociedad.

Una solución para complementar la financiación de particulares sería incluir en el IRPF la inversión minoritaria en pymes, siguiendo la propuesta de José Martí Pellón, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y fundador de Webcapitalriesgo.com, que viene defendiendo desde hace más de dos décadas. Esta propuesta no tiene coste fiscal porque el beneficiario elegiría entre invertir directamente en pymes o suscribir participaciones en un plan de pensiones.

Dado que la posibilidad de invertir directamente en pymes fue abierta por la Ley de Emprendedores -aunque sólo con un 20% de desgravación- este planteamiento aumentaría su atractivo y, en paralelo, supondría una mayor competencia para los gestores de planes de pensiones, muy criticados por los retornos obtenidos históricamente.

En definitiva, hace falta tiempo, al menos una década, para que haya un mayor conocimiento y formación de la actividad de Capital Riesgo, que apenas supone un 0,25% del PIB nacional. Con una apuesta decidida los plazos se acortarían y la distancia que nos separa de las regiones más avanzadas como Silicon Valley o Israel sería menor.

* Este editorial forma parte del informe VC 2013 de Webcapitalriesgo.com publicado el pasado martes.

El iPhone (iOS) duplica su cuota en España, pero queda lejos de un inalcanzable Android
Apple y Google ponen fin a una batalla legal (Motorola), pero no a la guerra de patentes