La estrella tecnológica que más brilla: Supercell (Clash of Clans, Hayday) triplica ingresos (€1.500 millones) en 2014

La estrella tecnológica que más brilla: Supercell (Clash of Clans, Hayday) triplica ingresos (€1.500 millones) en 2014

Juegos en el móvil, números alucinantes. Una industria que moverá de 30.000 millones de dólares en 2015 y que está liderada a nivel mundial por una empresa europea. Supercell, una ‘startup’ que nació hace cinco años en Finlandia, presentar oficialmente sus cuentas financieras por primera vez y su desnudo eclipsa al de cualquier gran tecnológica de Silicon Valley. Un primer apunte a tener en cuenta: sus juegos no existían en el inicio de 2012. Segunda anotación: su descarga es gratis (modelo freemium), aunque desde la App se compran bienes virtuales para avanzar en el juego.

Los ingresos netos (excluyen la mordida del 30% de Appstore o Google Play) de Supercell se triplicaron en 2014 (+198%), hasta los 1.545 millones de euros (1.700 millones de dólares al cambio actual o 2.100 M. según el valor promedio del dólar el año pasado). Estas cifras supera al nivel de negocio de empresas señeras de su sector (videojuegos) como Konami y supone la mitad de las ventas anuales de Electrónic Arts. Su ebitda (beneficio bruto, antes de intereses, impuestos, amortizaciones o depreciaciones) se duplicó en 2014 hasta los 560 millones de euros, que suponen el 33% de sus ventas.

Relacionado

Si se abre el plano a otras tecnológicas, la compañía nórdica ya vende más que la estadounidense Twitter o la rusa Yandex, pero es mucho más rentable que cualquiera de las anteriores. En el caso de Apple, considerada una de las compañías que más beneficios captura en sus ventas, esa relación es del 21%, aunque a una escala de resultados 100 veces mayor. Con sus resultados, Supercell pudo permitirse campañas de publicidad tan caras como la de la Superbowl (con Liam Neeson) o las apariciones continuas en televisión e Internet. Invirtió en márketing y publicidad la friolera de 440 millones en 2014.

Por rentabilidad, volumen de negocio y crecimiento puede ser considerada la ‘startup’ más valiosa del mundo, aunque para ello debe realizarse todavía una compraventa de acciones que ponga precio a Supercell. En octubre de 2013 se marcó el último, cuando Softbank (la teleco digital japonesa dueña de Sprint o un tercio de Alibaba) compró el 51% del estudio finés por 1.500 millones de dólares. La operación valoró el 100% en más de 3.000 millones de dólares, haciendo de oro a los fondos de ‘venture capital’ que habían invertido en Supercell meses atrás como IVP, Atomico, Index Ventures o Accel Partners. Pero los nipones que lidera Masayoshi Son han demostrado que tienen un olfato inversor inigualable con Alibaba o Supercell.

Iniciativa para frenar a Android: Telefónica invierte en Cyanogen junto a Twitter, Murdoch y Qualcomm
Ya está aquí la nueva ley del 'crowdfunding': el Senado aprueba la LFFE