El textil ‘online’ espera repetir crecimiento esta Navidad tras su despertar de 2013

El textil ‘online’ espera repetir crecimiento esta Navidad tras su despertar de 2013
(Imagen: Zalando)
| Por

Se acerca el invierno y, como el año pasado, el sector textil se prepara por Navidad para disparar sus ventas a través de Internet en España. La caída de las temperaturas y la temporada de deportes de invierno engorda las cifras del textil en forma de abrigos, jerseys, bufandas, guantes y zapatos. Se espera que en 2014, las prendas de vestir se conviertan en la tercera categoría de producto más vendida en España por detrás de los viajes y billetes de avión.

  • En 2013, la compra y venta de prendas de vestir prácticamente duplicó su facturación, de 90 a 170 millones de euros, según la medición realizada por la Comisión Nacional de Competencia y Mercados (CNMC). Este alza se produjo tras la notable caída de 2012, pero supera con creces la evolución de años anteriores.
  • Para este año, el textil espera al menos duplicar el crecimiento del conjunto del mercado (+60% vs +30%), según estimaciones de operadores del sector, que supondría un volumen de negocio próximo a los 250 millones trimestrales. Los viajes y billetes de avión seguirán acaparando más de un tercio del comercio electrónico.

 

Evolución trimestral de las ventas de ropa en España. (Hemerotek/CNMC)
Evolución trimestral de las ventas de ropa en España. (Hemerotek/CNMC)

Dominio del público femenino

  • Según un informe reciente Paypal, el ranking de productos estrella de regalos por Navidad está encabezado por “Moda, zapatos o joyas”, nombrado por el 57% de los encuestados. El segundo puesto se lo disputan la electrónica de consumo (móviles, tablets,…) y los juguetes, ambos elegidos por el 36% de los españoles. Dos tercios (más del 60%) de ellos prevé realizar un gasto de entre 100 y 500 euros en regalos por Navidad.
  • Retrato robot. Según el informe de Ontsi (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información), el perfil de comprador textil más activo por Internet apunta claramente al público femenino: mujeres, con edades entre los 25 y 34 años y en ciudades de entre 20.000 a 50.000 habitantes. El ticket medio se sitúa en 186 euros y el alcance del mercado en más de 8 millones de potenciales compradores a través de la Red.

Derribando mitos

  • Pese al auge del comercio electrónico textil, la ropa y las prendas de vestir son el producto que más se compra en tiendas físicas, como pone de relieve la encuesta de Ontsi, con el 75% de respuestas en este sentido. Pero esto está cambiando conforme mejora la presencia ‘online’ de marcas y tiendas de ropa.
  • Comprar ropa por Internet parecía hasta hace poco tiempo una mala idea por no poder probarse el producto y que no quedase bien, así como por los problemas con las devoluciones. Hasta 2010, las prendas de vestir ni siquiera aparecía entre los 10 productos más vendidos a través de Internet, pero en 2014 se espera que escalen hasta la tercera posición. La explosión de las aplicaciones (apps) en ‘smartphone’ y tablet explican este salto del mercado textil.

Tendencias

  • Esto ha cambiado radicalmente y ya hay tendencias generalizadas como el showrooming -que consiste en probarse la ropa en tienda y comprar en Internet- o la contraria ‘webrooming‘ -en la que el usuario rastrea la Red y luego compra en la tienda-. El 38% de los compradores de ropa declara haber buscado información antes por Internet, según Ontsi.
  • La venta de ropa a través de Internet es terreno abonado para un pulso entre gigantes españoles como Inditex, Mango, Cortefiel o Adolfo Domínguez, frente a competidores puros digitales como los ‘online’ Amazon, Showroomprive o Zalando, entre otros. En verano de 2013, el negocio textil a través de aplicaciones y webs en España superó por primera vez los 100 millones de euros trimestrales, con dominio de la webs extranjeras que venden también en España.

 

Lazada, otra 'startup' de $1.000 millones que se suma a la armada de Rocket Internet
Inditex: el boom de ventas 'online' neutraliza el efecto negativo de la crisis rusa