El talón de Aquiles del imperio Google: en 2013 pagará $2.700 millones en opciones sobre acciones a sus empleados

El talón de Aquiles del imperio Google: en 2013 pagará $2.700 millones en opciones sobre acciones a sus empleados
| Por
Schmidt, Page y Brin (Google)

Todo imperio tiene sus puntos débiles. Google, a punto de dividirse en dos, afronta vientos de cambio corporativo para solucionar una virtud convertida en problema. La remuneración en acciones a empleados ya asciende a 11.300 millones de dólares desde 2005.

Las ‘stock options’ de Google 

(Fuente SEC, Hemerotek)

En los últimos nueve años, el importe de la remuneración en acciones a los empleados se ha multiplicado por 14, pasando de apenas 200 millones en aquel año hasta los 2.700 millones estimados para 2013, según datos de la compañía obtenidos por Hemerotek. La cifra equivale a más del 25% del beneficio anual del buscador, que cuenta con 50.000 empleados (incluyendo Motorola).

Casi diez años después de su debut en bolsa, la empresa fundada por Larry Page y Sergey Brin ha multiplicado por 10 su valor en bolsa. Salió a cotizar en 85 dólares por acción en el verano de 2004 y hoy, su cotización camina sobre máximos históricos (900 dólares). 

Sin embargo, el momento dulce en su trayectoria bursátil puede verse empañado por la emisión de acciones C (sin voto político, pero con derechos económicos), que la empresa aprobó en 2012. Se trata de una operación que dividirá en dos a Google, ya que estos títulos cotizarán de manera independiente.

Un modelo poco sostenible

La compañía pretende remunerar así a sus empleados sin que se vea amenazado el poder de voto de la troika Eric Schmidt (presidente ejecutivo de Google), Page (CEO) y Brin. En total, 11.300 millones de dólares, que en su mayoría han ido al bolsillo de los tres citados, junto a Nikesh Arora, el número cuatro de Google.

Pero el incremento interanual de más del 30% en este concepto, en el último año evidencia que Google ha tenido dificultades para retener ejecutivos y está tirando más de lo habitual de su chequera en acciones. El salto de Marissa Mayer a Yahoo es sólo la muestra más evidente de sus fugas de talento.

Relacionado: Google paga menos impuestos que Apple
Relacionado: “De Google es dificilísimo marcharse”
Relacionado: ¿Debe vender Google parte de Android?

El desmesurado crecimiento del pago en acciones amenaza con desestabilizar el poder de voto y para ello Page, Schmidt y Brin emiten este nuevo tipo de acciones, además de para asegurarse el control de la compañía frente a accionistas externos o hedge funds como ha ocurrido en otras tecnológicas, caso David Einhorn en Apple o Daniel Loeb en Yahoo.

Reflexiones de Steve Jobs sobre su legado en un vídeo inédito de 1994: "Todo lo que yo haga estará obsoleto en 50 años"
¿Corralito Bitcoin? El mercado Mt.Gox congela durante dos semanas los depósitos en dólares de sus clientes en EEUU