El gran fracaso (del éxito) de Google

El gran fracaso (del éxito) de Google
| Por
Nikesh Arora (Google)

No han gustado las cuentas de Google del segundo trimestre de 2013. La compañía falló en alcanzar las previsiones y desaceleró su ritmo de crecimiento. Pero las dos asignaturas pendientes siguen siendo las mismas ahora que siempre: fracasa la diversificación y aumentan los costes de las stock options.

Entre abril y junio, el buscador que dirige Larry Page registró unas ventas de 14.110 millones de dólares, un 18% más que en el mismo periodo de 2012, con un beneficio de 3.230 millones, un 15% más. Las pérdidas de Motorola, la mayor carga fiscal -que sube del 8% al 24%- y el aumento de los costes financieros asociados a equipos y datacenters erosionaron el resultado del trimestre.

Sigue fallando en la diversificación 


La publicidad lo es todo, o casi todo: el 92% de los ingresos llegaron de su programa de publicidad Adsense -publicidad contextual- y los acuerdos institucionales con grandes empresas, como los que mantiene con Youtube. Pese al software, hardware y servicios de pago, Google depende como del oxígeno de la inversión publicitaria de sus anunciantes.

El 8% de la facturación procede de otras actividades, entre las que se incluyen la venta de hardware bajo la marca Nexus y Chromebooks, así como algunos de los servicios de suscripción que incluye el buscador.  Este área crece a ritmo de tres dígitos (+140%, hasta $1.050 millones), pero se antoja insuficiente para dotar de un nuevo perfil no publicitario a la empresa.

Ni siquiera con Motorola, que supone otro 7% de las ventas, han logrado encauzar su diversificación fuera del mundo de la publicidad, que apenas supone el 14% de toda su facturación. Por eso Google sigue siendo la mayor compañía de medios del mundo.

Las ‘stock options’ crecen sin fin

La compañía destinó 785 millones de dólares en el trimestre al pago de opciones sobre acciones (stock options) a empleados. El aumento en la tribución en acciones ha obligado al buscador a volver a elevar su previsión del coste de esta partida para 2013 desde los 2.700 millones que estimaba hace tres meses a 3.200 millones.

Continúa siendo su talón de Aquiles y eleva la presión para seguir cosechando resultados si quiere cumplir con este compromiso. Las acciones del buscador se desplomaron un 5% tras conocer las cuentas de Google en el mercado fuera de hora.

R.I.P. Symbian: la 'plataforma en llamas' de Nokia llega a "cero" teléfonos vendidos después de tres años de agonía
Naufragio Surface: Microsoft sufre el tercer mayor golpe financiero de su historia