El día que Nokia tiró la toalla con el ‘smartphone’: recompra a Siemens el 50% de su filial de redes NSN por €1.700 millones

El día que Nokia tiró la toalla con el ‘smartphone’: recompra a Siemens el 50% de su filial de redes NSN por €1.700 millones
Stephen Elop, ex CEO de Nokia y responsable de Microsoft Mobile (archivo/Nokia)
| Por
Stephen Elop, CEO de Nokia

Giro de 180 grados. Nokia ha dado hoy el paso radical que parecía impensable hasta hace poco tiempo y que pone fin a dos años de estrategia 100% orientada en desarrollar teléfonos inteligentes con software de Windows. Ahora la compañía finlandesa que dirige todavía Stephen Elop se centrará en el negocio de las redes de telecomunicaciones.

Nokia ha anunciado la compra del 50% de Siemens en la filial conjunta de redes de telecomuniciones por 1.700 millones de euros, que valora el 100% de Nokia Siemens Networks (NSN) en 3.400 millones. Se trata de la división más rentable del grupo finlandés desde hace varios trimestres y la única filial en claro crecimiento gracias a la implantación de las redes 4G y banda ancha móvil.

Con la operación, Nokia gastará gran parte de su liquidez (9.300 millones de euros) para seguir los pasos de su rival nórdico Ericsson, que hoy vale tres veces más en bolsa que los finlandeses.  Nokia mantendrá al frente de su filial de redes al actual equipo ejecutivo liderado por Rajeev Suri y Jesper Ovesen, que cuentan con muchas posibilidades de dirigir la matriz sustituyendo a Elop.

De la plataforma a la compañía en llamas 

En otoño de 2012, Sandeep Deshpande, analista de JPMorgan, sugería que Nokia debería centrarse en el negocio de redes y abandonar o vender el resto de divisiones menos rentables como localización o la fabricación de smartphones. Deshpande dijo que las ventas de los Lumia, sus teléfonos equipados con Windows, debían de “subir una montaña” y debía multiplicarse casi por cinco para poder alcanzar la rentabilidad.

No sólo no lo ha conseguido, sino que la evolución de su producto estrella ha fracasado en relación al tamaño de la apuesta de Nokia. Las ventas del arranque del año han puesto en cuestión el puesto de Stephen Elop como consejero delegado. El principal soporte del ejecutivo ha sido la alianza con su antigua empresa, Microsoft, en la que Nokia percibía 1.000 millones de dólares anuales por equipar sus ‘smartphones’ con Windows.

Elop no sólo ha fallado en reconducir las cuentas, también ha suprimido el dividendo de Nokia por primera vez en 143 años para poder asegurar la posición de liquidez de la compañía. Lo que sí ha conseguido el ejecutivo canadiense es destruir prácticamente Symbian, el sistema operativo para móviles más usado hasta 2010 con más del 60% de cuota de mercado.

“La plataforma en llamas”. Así calificó el exdirectivo de Microsoft a Symbian nada más llegar a Nokia. Dos años después es una reliquia en el mundo de la telefonía, absolutamente dominado por iOS (Apple) y, sobre todo, por Android (Google, Samsung…). El coste ha sido altísimo para el grupo europeo: los pioneros de los móviles inteligentes casi han desaparecido del mapa de fabricantes.

Nokia ya no aparece ni siquiera entre los cinco grandes del sector del móvil ‘inteligente’. Samsung, Apple, RIM, HTC o ZTE están por encima. Desde el verano de 2012, Nokia vende casi los mismos smartphones con Windows que con Symbian, pero no por los méritos del primero, sino por la dirigida autodestrucción del segundo. Una estrategia que hoy cambia con la reorientación hacia el negocio de las redes de telecomunicaciones.

Y los ganadores del Opent Talent 2013 son...
Inversores y premios, ¿cuál es la 'startup' española que se los está llevando todos?