La voz de la Formula Uno ante el ‘crowdfunding’ de Caterham: “No queremos a gente pidiendo limosna”

La voz de la Formula Uno ante el ‘crowdfunding’ de Caterham: “No queremos a gente pidiendo limosna”
(Caterham)
| Por

Bernie Ecclestone considera que usar la financiación en masa a través de Internet (crowdfunding) para montar un equipo de competición en la Fórmula Uno es poco menos que mendigar y una mala idea. “Creo que es un desastre (…) No queremos gente que está pidiendo limosna. Si no pueden pagar para estar deben encontrar algo diferente que hacer“, ha dicho en declaraciones a Efe el máximo responsable en la sombra de la Formula Uno (dimitió en enero como presidente por un caso de corrupción).

La negativa reacción del amo de la F1 se producen después del inicio de una de las mayores campañas de crowfunding registradas hasta la fecha y que está promovida por Caterham, un equipo de Malasia de la F1 que se ha quedado sin fondos y no acudió a la última carrera en Interlagos (Brasil).

En una acción sin precedentes, y a través de la plataforma Crowdcube, Caterham lleva captados más de la mitad de los fondos que pretende para competir en el Gran Premio de Abu Dhabi. El equipo de Malasia necesita 2,35 millones antes del próximo 14 de noviembre y va por buen camino para alcanzar ese objetivo, que ha bautizado como #refuelcaterhamf1.

Hasta el momento, más de 3.300 personas han donado y comprometido 1,1 millones de libras (1,4 m. de euros) a cambio de una extenso catálogo de recompensas que van desde gorras, camisetas o monos de mecánico, pasando piezas de los coches de competición, cenas con los pilotos o un espacio patrocinado en el monoplaza.

Lo que parece claro es que al guía espiritual y guardian de las esencias  de la elitista F1 no le parece bien este tipo de acciones masificadas pese a que involucran a los aficionados. ¿Es el ‘crowdfunding’ una petición de limosna para sacar adelante proyectos?

¿Jugada maestra o mofa al fisco? Apple pide prestado en Europa para pagar dividendo en EEUU
España lidera el uso del 'smartphone' en Occidente