BBVA compra una pequeña agencia UX (usabilidad) para rediseñar sus Apps en EEUU

BBVA compra una pequeña agencia UX (usabilidad) para rediseñar sus Apps en EEUU

BBVA quiere ser simple. No es que vaya a adoptar la marca de la ‘startup’ que compró en 2014  -que también puede ser-, sino que busca dotarse de una nueva y moderna imagen en su objetivo de ser un banco digital. En esa estrategia se enmarca la última adquisición del banco que dirige Francisco González. Y no, no es un banco, ni una ‘startup’. Poco que ver con esto.

Se trata de Spring Studio, una agencia de diseño y usabilidad (Ux) de San Francisco (EEUU) fundada en 2001, con una treintena de empleados en plantilla que se integrarán en el seno del banco y pasarán a liderar algunos de los proyectos de BBVA en EEUU a través de su filial Compass. Spring está liderada por Bruce RandallSanjay Shamdasani, sus socios fundadores.

La banca busca rediseñarse

Esta agencia se ha especializado recientemente el sector financiero y entre sus trabajos destacan algunos como con el holandés Rabobank y, especialmente, para la ‘startup’ Flexcore, cuya última App ha llamado la atención de no pocos bancos, entre ellos, el propio BBVA.

Se trata de una tecnológica encuadrada en la categoría de robo-advisoryque suena a ‘carterista’ en español, pero es lo último en banca: el asesoramiento automático de inversiones y finanzas personales, donde BBVA opera con Simple.

No es la primera operación del sector. El pasado octubre, el estadounidense Capital One compró la agencia Adaptive Path y abrió el debate en el sector.

Inversiones multimillonarias

La adquisición de Spring Studio se une a la realizada con Madiva (big data inmobiliario) o Simple, así como a sus inversiones en el accionariado de ‘startups’ como Coinbase (bitcoin), Docusign (firma electrónica), Radius, Taula o Sumup, entre otras. El banco español ya ha invertido cerca de 300 millones de euros, según fuentes del sector.

BBVA quiere estar en la pomada. También es partícipe destacado en los fondos de capital riesgo tecnológico Ribbit Capital o la aceleradora 500startups de Dave McClure (el deBubble, my ass….‘). Tampoco ha dudado en hacer negocios con OnDeck, la plataforma de crédito participativo por Internet con la que BBVA está captando nuevos clientes; o Dwolla, una sistema de pagos y transacciones con quien está probando los modelos P2P.

Operación Telemensaje: un millón de personas estafadas vía SMS (¿tienen responsabilidad las operadoras?)
Signaturit cubre con Esade Ban una ronda de €600.000 para su negocio de firma electrónica