Día del ‘split’: Apple intentará aflojar la presión de ‘tiburones’ de Wall Street

Día del ‘split’: Apple intentará aflojar la presión de ‘tiburones’ de Wall Street
Tim Cook, CEO de Apple. (Hemerotek)
| Por

Apple es muy grande. Mucho. La mayor empresa del mundo que cotiza en bolsa. Más de 550.000 millones de dólares de valor bursátil le contemplan hoy, tres veces el tamaño de la centenaria IBM, un 60% más que Google y Microsoft, o el equivalente al conjunto de empresas que cotizan en el Ibex 35, que incluye a las Telefónica, Santander, BBVA… Pero, a pesar de esa gigantesca presencia, no ha logrado esquivar el imponente poder de los grandes inversores activistas de Wall Street, que han influido decisivamente en algunas de las decisiones más importantes de Tim Cook en el último año.

Con el ‘split’ de 1×7 que ejecutará esta noche (1 acción de 650 dólares pasará a dividirse en 7 títulos de 92 dólares cada uno), con lo que propiedad pasará a estar compuesta de 800 a 6.000 millones de acciones. Apple pretende hacer así más atractivos sus títulos y aumentar su base de accionistas. Lo logrará seguro, ya que el alto precio de sus títulos impedía su entrada en el famoso y seguido índice Dow Jones 30, en el que las compañías tienen un peso proporcional al precio de la acción y no al valor de la empresa como el resto de índices bursátiles (Ibex 35, S&P 500…). Ahora podrá entrar en ese selecto club y muchos fondos que replican el índice comprarán su acción.

Varios ‘hedge funds’ con pequeños porcentajes de la empresa han sido muy beligerantes con Apple desde 2013 y controlan el volumen de negociación en bolsa, y han aprovechado que cada vez menos accionistas tienen capacidad. Cook, sucesor de Steve Jobs, resbaló el año pasado en sus primeros encontronazos con este tipo de inversores activistas. El principal ejecutivo de Apple se las tuvo que ver con David Einhorn, de Greenlight Capital, cuya propuesta de emitir deuda fue calificada por Cook como “tonta”, aunque en cuestión de semanas tuvo que recular y sí, Apple terminó por emitir deuda.

En los últimos meses, el quebradero de cabeza de Cook ha sido el omnipresente y veterano Carl iCahn, el tercer gestor financiero más rico del mundo por detrás de George Soros y Warren Buffett. Con más de 4.000 millones de dólares en acciones de Apple, el guerrero iCahn no ha dejado de pedir y pedir a los ejecutivos de la compañía más retorno para su inversión. Él es el instigador de la última subida en la recompra de acciones de Apple, de 60.000 a 90.000 millones.

Entre ellas se encuentra las dos emisiones de bonos (deuda) por valor de 40.000 millones de dólares que ha realizado la compañía para financiar el pago de dividendos y la recompra de acciones propias. Suena ilógico porque Apple guarda en su cuenta corriente más de 150.000 millones en efectivo. ¿Y entonces?

El problema es que la mayoría de ese dinero se encuentra en el extranjero y para pagar dividendo debe repatriarlo a EEUU sufriendo un rejón fiscal en EEUU de proporciones bíblicas (cerca de 30.000 millones, según algunas estimaciones). Como pagar impuestos en exceso no gusta a los inversores, a casi nadie, la rebelión de los grandes tiburones financieros ha llegado varias veces a las mismas puertas de Cupertino, la sede del fabricante del iPhone y el iPad. El ‘split’ de las acciones de Apple tiene un efecto aparentemente neutro, pero el esperado aumento en el número de accionistas puede diluir el poder actual de fondos como los de Icahn o Einhorn.

Bezos eleva el pulso con Apple: Amazon alumbrará en dos semanas sus teléfonos Kindle (¿uno con 3D?)
Inditex (Zara) se alía con el gigante Alibaba para vender ropa por Internet en China