Apple y Google ponen fin a una batalla legal (Motorola), pero no a la guerra de patentes

Apple y Google ponen fin a una batalla legal (Motorola), pero no a la guerra de patentes
Eric Schmidt y Tim Cook, CEOs de Google y Apple. (Hemerotek)
| Por

Acuerdo inesperado. Apple, el fabricante de iPhone y desarrollador de iOS, y Motorola, propiedad de Google hasta el pasado enero, han firmado un acuerdo para poner fin a una de las batallas legales que les enfrentan en los tribunales, pero no a la guerra de patentes por funcionalidades y tecnologías relacionadas con teléfonos, tablets y software móvil. En un comunicado legal conjunto, ambas compañías solicitan a la Corte de Apelaciones de Washington “la retirada de la litigación sin perjuicio” y se comprometen a asumir cada una sus propios costes legales.

En realidad, se trata de un movimiento vinculado al cambio de propiedad de Motorola -que era quien litigaba con Apple- realizada en enero de este año. Como parte de aquella operación, Google se quedó con la cartera de patentes y vendió a la china Lenovo la marca y las plantas de fabricación por apenas 3.000 millones de dólares frente a los 12.000 que desembolsó

No hay acuerdo de uso conjunto de licencias y, por tanto, tanto Apple como Google podrán reabrir otras causas que les enfrentan. “La tregua muestra como Motorola no era ni mucho menos un antídoto o sustituto contra las patentes de Nortel”, explica Florian Muller (Foss Patents), en referencia a la cartera adquirida por Apple y Microsoft. El experto en la materia advierte que el armisticio del caso no afecta a otros procesos de Apple contra fabricantes que usan Android, como el gran pulso que mantiene contra la coreana Samsung.

El pleito en cuestión lo inició en 2010 Motorola, uno de los pioneros del teléfono móvil, cuando todavía no era propiedad de Google. Un año más tarde, Google compró la compañía y asumió el litigio como parte de su estrategia para defender el ecosistema Android de las demandas de Apple. En estos cuatro años, los dos gigantes han gastado decenas de millones de dólares en abogados y procesos judiciales.

Es la llamada ‘guerra termonuclear para destruir Android‘ que puso en marcha en 2009 el ya fallecido Steve Jobs ante lo que consideró un robo y plagio tecnológico a gran escala por parte de Google, según su biografía. El enfrentamiento tiene como origen la presencia en el consejo de administración de Apple de Eric Schmidt. Entre 2006 y hasta 2009, el presidente de Google vivió dentro de su rival el inicio y desarrollo del iPhone, hasta que fue expulsado por Jobs después del lanzamiento de los primeros móviles con Android.

Inversión 'startup' y el privilegio de las pensiones
Sonar+D.... Llega el referente de creatividad y tecnología a Barcelona