Música en ‘streaming’ y regate al fisco de EEUU: claves de la compra de Beats por Apple

Música en ‘streaming’ y regate al fisco de EEUU: claves de la compra de Beats por Apple
Jimmy Iovine, Tim Cook, Dr. Dre y Eddy Cue. (Beats)
| Por

Después de semanas mareando la perdiz, Apple, la mayor empresa tecnológica del mundo, ha cerrado finalmente la compra de la británica Beats Electronics, fabricante de auriculares y dueño de un servicio emergente de música en ‘streaming’ en EEUU (Beats Music). Con apenas 100.000 usuarios será la marca que usará el gigante que dirige Tim Cook para competir con los Deezer, Pandora o Spotify, que atesora 10 millones de suscriptores, casi 100 veces más.

El precio de la operación se ha cerrado lejos de lo filtrado inicialmente al Financial Times (3.200 millones de dólares), el primer medio que dio cuenta de la transacción. Finalmente, Apple pagará 2.600 millones y otros 400 millones en forma de pago aplazado. Será la mayor compra en la historia del fabricante de iPhone y iPad. ggCon estas cifras, Dr. Dre no se convertirá en el primer ‘billionaire’ del hip-hop como pregonó en un vídeo enj redes sociales. Ni siquiera es el mayor accionista.

Según datos de Bloomberg, Andre Young, el verdadero nombre de Dre, posee el 20% de Beats por el que obtendrá 520 millones de dólares El productor Jimmy Iovine, su socio y potencial candidato a entrar en el consejo de Apple, ingresará  650 millones por su 25% de la compañía. Pero quien realmente hace dinero con la operación es el fondo de capital riesgo Carlyle, que entró en Beats a finales de 2013 sustituyendo a la taiwanesa HTC y pagó alrededor de 500 millones por algo menos del 50%. En cuestión de meses ha más que duplicado su inversión.

La ventaja fiscal de Irlanda

Apple compra negocio (Beats facturó más de 1.000 millones en 2013, 5 veces más que dos años antes), pero sobre todo compra notoriedad (con decenas de famosos y deportistas patrocinados llevando Beats) y el servicio de música en ‘streaming’. “La música es una parte tan importante de nuestro ADN que siempre lo será”, señaló Eddy Cue, responsable de la área de Internet y servicios de Apple.

El fracaso en el uso de iTunes Radio, el servicio gratuito de música disponible en todas las terminales de Apple, así como el acusado descenso en las descargas de música en iTunes -por impacto del streaming o la escucha bajo demanda en servicios como Pandora o Spotify- son otras de las grandes razones que justifican el movimiento de Apple, según los analistas.

Pero hay una última clave no menos importante y es la causa fiscal. Apple, con 150.000 millones de dólares en efectivo en su balance, tiene la mayoría de su dinero en el extranjero. Alrededor del 85%, o 130.000 millones, se encuentra en sus filiales en el extranjero y no puede ser repatriado o usado en territorio de EEUU si no quiere pagar un cuantioso peaje fiscal que puede llegar al 30% del total. Por eso la compra de Beats le viene como un guante desde el punto de vista fiscal.

Pese a ser más estadounidense que las hamburguesas, el fabricante de auriculares tiene su sede fiscal al sur de Irlanda, el mismo país en el que se amontonan gran parte de las reservas de capital de Apple. La operación será por tanto nacional, pero en la isla europea, pese a que las dos empresas y la mayor parte de sus accionistas son de EEUU.

La gran ventaja es que Apple podrá hacer uso de su dinero en el extranjero, después de verse obligada a endeudarse y emitir más de 35.000 millones de dólares en bonos para financiar su dividendo y la recompra de acciones de la compañía. El motivo es que al tratarse de una empresa cotizada en EEUU ese dinero que reparte a los accionistas tiene que tener su origen en EEUU. De ahí que el gigante de Cupertino se ha financiado con cargo a su montaña de efectivo en el extranjero.

 

Apple y Google ponen fin a una batalla legal (Motorola), pero no a la guerra de patentes
Dish se convierte en la mayor empresa del mundo en aceptar pagos con Bitcoin