Bestinver recupera un tercio del patrimonio perdido tras la marcha de Paramés

Mientras que la comunidad inversora se centra en Cobas y azValor, los gestores de fondos alaban a De la Lastra

  • Su gran reto pendiente es captar nuevos mandatos institucionales
beltran de la lastra portada

El 23 de septiembre de 2014, Francisco García Paramés anunciaba su salida de Bestinver después de 25 años al frente de la gestora de Acciona. Tras su marcha, la boutique tuvo casi dos años en los que perdió dinero, pero en la actualidad ya ha recuperado prácticamente un tercio del patrimonio perdido desde el nivel máximo alcanzado por Paramés en su etapa en Bestinver, en junio de 2014.

Según los resultados trimestrales de Acciona, Bestinver registró su volumen máximo de activos gestionados en junio de 2014, por valor de 10.198 millones de euros. Dos años más tarde, en junio de 2016, había perdido el 53% de ese dinero. Ese punto mínimo, en los 4.857 millones, coincidía con el final del periodo de no competencia de dos años sufrido por Paramés tras su salida, quien, en la presentación de su libro ‘Invirtiendo a Largo Plazo’, en septiembre de ese año, concretaba su futuro: montaría su propia gestora. Cobas, su nuevo proyecto, fue una realidad en febrero de 2017.

Casi cuatro años después de aquel episodio, el cual supuso el boom del value investing en España, Bestinver ya ha recuperado prácticamente un tercio (un 28%) del dinero perdido desde su máximo de patrimonio. Si, en lugar de esa referencia, se toma el cierre de septiembre de 2014, solo una semana después del adiós de Paramés, cuando Bestinver ya gestionaba 8.031 millones, la gestora de Acciona había perdido un 40% hasta el mínimo y, del patrimonio fugado, en estos momentos ya habría recuperado aproximadamente la mitad (un 47%).

El esfuerzo comercial y las buenas rentabilidades de los fondos de Bestinver están provocando su remontada patrimonial. Hoy día, con 6.348 millones bajo gestión entre fondos, pensiones y mandatos, de acuerdo a los últimos resultados trimestrales de Acciona, está en los niveles patrimoniales de diciembre de 2014. Por el contrario, Cobas ha registrado en julio su primer mes con reembolsos netos de dinero después de 16 meses consecutivos captando capital, tal y como contrastaba El Confidencial, aunque la cifra fue muy pequeña, únicamente de cuatro millones, un 0,25% de su patrimonio total.

BUENAS CRÍTICAS A DE LA LASTRA Y CAÑETE

Los seguidores de la inversión en valor, que son muchos en España, están centrados en la batalla intelectual protagonizada por Cobas y azValor (nacida de los ex compañeros de Paramés, Álvaro Guzmán de Lázaro, Fernando Bernad y Beltrán Parages) sobre en qué apuestas “raras” o contrarias invierten y por qué. Sin embargo, la sensación de muchos y diversos profesionales de los fondos en la industria es que la comunidad de inversores está desatendiendo la buena labor de Beltrán de la Lastra y Ricardo Cañete al frente de Bestinver.

Varias gestoras independientes no adheridas al estilo value investing per se pero sí competidoras de Bestinver no dudan en alabar el desempeño del equipo formado por De la Lastra. “Los inversores y, sobre todo, los gestores del sector tenían reparos, y aún los tienen, sobre el perfil profesional de Lastra al mando de una gran boutique value como Bestinver, y lo cierto es que sus resultados son muy buenos. No se les puede achacar nada, todo lo contrario”, comenta un gestor independiente a Bolsamanía.

Sus principales fondos de bolsa atesoran rentabilidades anualizadas a tres años del 7% en el caso del Bestinfond, del 7,1% en el Bestinver Internacional y del 6,2% en el Bestinver Bolsa, según Morningstar.

En lo que llevamos de año, el fondo Bestinver Internacional suma un rendimiento del 1,5%, muy cerca del azValor Internacional, en el 1,8%. Sin embargo, el gran perjudicado del 2018 es el Cobas Internacional, con una pérdida del 10%. A Paramés le está pasando factura su apuesta a todo o nada por Aryzta.

MANDATOS INSTITUCIONALES, EL RETO PENDIENTE

Cuando Bestinver tocó su máximo de patrimonio, casi en los 10.200 millones, tenía un 30% de sus activos bajo gestión mandatados por otros inversores institucionales. De ese periodo, Paramés ha arrastrado progresivamente a Cobas los mandatos de Crèdit Andorrà y Norges Bank. En la actualidad, los mandatos de Bestinver suponen únicamente un 6,5% del volumen global. Hacer crecer esa partida es su tarea pendiente en esta nueva era, una vez asentado el cliente privado.

La práctica común es que los mandatos institucionales salen automáticamente cuando un gestor (especialmente de autor) anuncia su salida de un fondo o una gestora, como le ocurrió a Bestinver con Paramés, ya que la gestora o el fondo en cuestión son puestos en revisión. Para que estos inversores institucionales vuelvan a analizar el producto, deben haber transcurrido al menos tres años del nuevo equipo. Se trata de un estándar internacional. Y, aun así, la reentrada no es tan inmediata como la salida, dado que algunos mandatos llegan a tardar hasta un año en cumplir todos los puntos de la due diligence e invertir de forma efectiva.