"La recesión parece inevitable en Europa, mientras que en EEUU dependerá de la Fed"

Al Banco Central Europeo (BCE) aún le queda más trabajo por delante

recesioncbtor

2022 ha sido un año aciago para los mercados. Caracterizado, principalmente, por la inflación, las subidas de los tipos de interés y la guerra en Ucrania, muchos de estos desafíos seguirán presentes durante 2023, aunque con un impacto distinto en Europa y EEUU.

"Una recesión parece inevitable en Europa, mientras que en EEUU deberemos estar atentos a la Fed y evaluar cuánto dolor económico considera necesario para ganar la batalla contra la inflación", indica William Davies, director de Inversiones Globales de Columbia Threadneedle Investments.

La inflación en EEUU ha comenzado a moderarse y la tendencia bajista debería continuar. El IPC subyacente, por su parte, se está mostrando más resistente, pero unos niveles más estables o inferiores "darán opción a la Reserva Federal para hacer una pausa en las subidas de tipos de interés a comienzos de 2023. No esperamos un entorno monetario más laxo a medida que los tipos desciendan, pero con cierta estabilización, 2023 debería ser un año diferente", añade Davies.

En Europa, la presión inflacionista es más incierta debido a la cercanía del conflicto bélico y la mayor dependencia de las importaciones, en particular energéticas. En términos de política monetaria, desde Columbia Threadneedle creen que al Banco Central Europeo (BCE) aún le queda más trabajo por delante que a la Fed. "El BCE solo inició las subidas de tipos en julio de 2022, así que, si bien probablemente estos no subirán tanto como en EEUU, puede que la postura alcista deba mantenerse durante más tiempo", destacan en su informe sobre perspectivas.

En ambas regiones, sin embargo, "la ausencia de más malas noticias debería suponer una buena noticia para los inversores", señala Davies.

EL ANÁLISIS, CLAVE PARA IDENTIFICAR OPORTUNIDADES

En cuanto a la renta fija, la calidad crediticia será un determinante mucho mayor del éxito en 2023 que en 2022. "Existen numerosas compañías que han aprovechado el periodo de tipos de interés bajos para reforzar sus balances, y la caída casi indiscriminada de las valoraciones ha hecho aparecer focos de oportunidades en los mercados", valoran desde la gestora. Con respecto a la renta variable, la calidad de los resultados y los balances serán los factores determinantes para el éxito.

El mismo énfasis en la calidad se aplica a las oportunidades relativas entre regiones. "Europa presenta una valoración barata comparada con EEUU, pero afronta mayores obstáculos; los mercados emergentes, dominados por China, también están relativamente baratos, pero se están viendo lastrados por tensiones geopolíticas y restricciones comerciales; EEUU, por su parte, puede calificarse de razonable en términos de valoración y es el mercado más amplio y diverso. Nuevamente, el análisis será clave para identificar las oportunidades adecuadas", apunta Davies.

TRANSICIÓN ENERGÉTICA

La guerra en Ucrania ha tenido un doble efecto energético. Por un lado, el aumento de los precios de la energía ha puesto de manifiesto la necesidad de apostar y acelerar el uso de renovables. Por otro, la crisis energética también ha provocado la ampliación de la vida útil de las centrales de carbón y nucleares que tenían previsto su cierre.

Esta crisis ha desvelado que si reducimos el suministro energético de fuentes fósiles, el precio aumenta. Un aspecto positivo desde el punto de vista medioambiental, pero negativo para quienes tienen menos recursos, ya que el gasto en energía es mayor.

Con todo, para Davies, "esto en lugar de frustrar las oportunidades en materia ASG al hacer que la producción de combustibles fósiles siga en activo, lo que hará es aumentar las oportunidades para las renovables, porque la mayor inversión debería acelerar el crecimiento futuro".

Noticias Relacionadas
contador