Michael Burry ('La gran apuesta') alerta de una burbuja en la gestión pasiva

El hombre que se hizo de oro en 2008 analiza las nuevas oportunidades del mercado

cb gestores sh11
Gestores de fondos.

Michael Burry tiene una nueva (¿y gran?) apuesta. El hombre que se hizo de oro en 2008 apostando contra las hipotecas subprime anticipándose a la crisis financiera mundial ve una nueva burbuja. Y está en la gestión pasiva de fondos de inversión.

La inversión a través de la gestión pasiva es una mesa de billar coja. La ausencia de una de sus patas la desequilibra y, por efecto de la gravedad, buena parte del dinero acaba siempre en el mismo sitio: las grandes compañías. Así se crea una burbuja. Y esa es la tesis de Burry.

"La burbuja de la gestión pasiva a través de ETFs y fondos índice se ha originado por la fuerte tendencia hacia esos grandes valores que, a su vez, deja huérfanas a las small-caps en las bolsas de todo el mundo", afirma Burry durante una entrevista en 'Bloomberg'.

El fondo de Burry, Scion Asset Management, gestiona 343 millones de dólares. Y tiene un claro objetivo: sacar provecho de este escenario. "Hay todo un abanico de oportunidades y muy pocos gestores activos que buscan aprovecharlas", asegura Burry con cierto tono apesadumbrado. ¿Está viendo (nuevamente) algo que la mayoría no ve?

En las últimas tres semanas, Scion Asset Management ha aflorado participaciones mayoritarias en, al menos, cuatro small-caps estadounidenses y surcoreanas. En tres de ellas, el fondo de Burry ha asumido un rol activo.

Su fama es engañosa. Pese a pasar a la historia por sus apuestas bajistas, el gestor deja claro que su gran pasión es "la inversión a largo plazo en empresas actualmente infravaloradas y baratas".

COREA DEL SUR, LA 'TAPADA' DEL MERCADO

El as bajo la manga de Burry es Corea del Sur. "Es un país con mucho potencial y valores muy baratos porque no suelen tratar de la misma manera a los accionistas y a los dueños de las compañías", subraya.

Paul Singer a través de su fondo Elliott Management es otro de los gestores que se han fijado anteriormente en el país. Pese a todo, su bolsa sigue teniendo una de las peores valoraciones en todo el mundo. Y su índice de referencia, el Kospi, acumula una caída del 5% en lo que va de 2019 frente a las ganancias del 16% que exhibe el S&P 500.

Noticias Relacionadas