Los bancos "atraen a los inversores a su muerte", según Crispin Odey

Los compara con los grandes almacenes, incapaces de competir con el e-commerce

screenshot 24 01 2017 21 31 53
Bancos europeos.

Crispin Odey, el mítico gestor británico de hedge funds, afirma que la baja rentabilidad del sector bancario está comenzando a parecerse al de los grandes almacenes, que son incapaces de reinventarse a sí mismos para competir con las firmas de e-commerce.

Odey, que ha criticado abiertamente las políticas de los bancos centrales de forma reiterada y advertido a los inversores de una inminente caída del mercado, apunta que los pobres beneficios de la banca les han obligado a reducir sus provisiones, es decir, a asumir más riesgo de pérdidas por morosidad en el futuro.

El mítico gestor de 'hedge funds' compara al sector bancario con los grandes almacenes incapaces de competir con el e-commerce

"Los bancos están viendo como las compañías fintech les arrebatan sus actividades más rentables: cambio de divisas, financiación del consumo, préstamos a pequeñas empresas...", asevera Odey, que además asegura: "Es aterrador para los inversores porque no fomenta un crecimiento que se pueda llegar a repetir".

El emblemático fondo de Odey, Odey Asset Management, se intenta recuperar en estos momentos de tres años de profundas pérdidas. En lo que va de 2018, acumula una rentabilidad del 25,8%.

"Han sido el sector más rezagado, atrayendo cada año a los inversores value hasta sus muertes", ha aseverado Odey en una misiva. En ella, el gestor de fondos también hace referencia al creciente populismo y a los bancos europeos, además de a la fabricante de automóviles eléctricos, Tesla.

TESLA, EN SU ÚLTIMA ETAPA VITAL

Sobre la compañía de Elon Musk, ha afirmado que "los cortos en Tesla han sido difíciles de mantener, sin embargo, parece que la empresa se está acercando a su última etapa vital". Desde que Musk publicara en Twitter que quiere sacar de Wall Street a su firma, Tesla acumula un desplome de casi el 20% y los cortos han ganado unos 1.200 millones de dólares.

Con todo, los bajistas habían perdido en Tesla aproximadamente unos 3.000 millones de dólares en lo que va de 2018 hasta el pasado 14 de agosto. De hecho, al menos uno de ellos denunció a la propia Tesla y Musk por "manipular artificialmente la cotización", en referencia al famoso tuit del CEO de la automovilística sobre su intención de privatizar la firma y afirmar que tenía la "financiación asegurada".

Por su parte, Musk ya les avisó a su manera el pasado 19 de junio, afirmando entonces que "los cortos saltarán por los aires en tres semanas". El consejero delegado tenía razón... en parte. En las últimas seis sesiones bursátiles, Tesla no para de caer y los bajistas siguen, poco a poco, recuperando parte de todo lo perdido.