Fiscalidad de las pensiones de países extranjeros

pensiones extranjeroUna de las dudas más repetidas en el IRPF tiene que ver con la fiscalidad de las pensiones que provienen del extranjero. Muchos pensionistas siguen sin tener claro en qué estado deben declarar esos ingresos o cómo hacerlo. Si a esto sumamos que los datos fiscales de la Agencia Tributaria muchas veces no reflejan las pensiones extranjeras nos encontramos con que muchos pensionistas no hacen correctamente su declaración de la renta al no incluir esta información.

Lo primero que conviene aclarar respecto a la fiscalidad de las pensiones de países extranjeros es que toda persona residente en España está obligada a presentar la declaración de la renta e incluir en ella todos los ingresos que obtenga, incluidos los que provengan del extranjeros. Sólo se excluirán aquellos que estén afectado reflejados en los convenios con otras naciones para impedir la doble imposición. Salvo excepciones como las pensiones de cargos públicos, la pensión de países extranjeros debe declararse y habrá que pagar impuestos por ella.

La pensión de países extranjeros se integrará en las llamadas rentas del trabajo junto con la pensión española, entre otras, y tributarán posteriormente al tipo marginal derivado de hacer la declaración de la renta.

En este sentido, el principal inconveniente que surge con las pensiones de países extranjeros a la hora de hacer la declaración de la renta es que se convierten en un pagador más. No hay que olvidar que el actual marco legislativo exime de hacer la declaración de IRPF a todas aquellas personas con rentas inferiores a los 22.000 euros provenientes de un solo pagador, pero que esta cuantía desciende hasta los 11.200 euros en caso de hacer un segundo o posterior pagadores y que se hayan cobrado de estos más de 1.500 euros en total.

A efectos prácticos esto supone que quienes cobren una pensión del extranjero probablemente estarán obligados a presentar la declaración de la renta. Y es que bastará una pensión de 125 euros proveniente de otro país más unos ingresos mensuales de 810 euros por parte de la pensión española para que deban hacer el IRPF. El problema surge por la nula retención de IRPF que se aplica a las pensiones de países extranjeros y la baja que se aplica a las nacionales, dando como resultado el que después haya que pagar al hacer la declaración de la renta.

Imagen – Images Money en Flickr

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...