Amortizar hipoteca y su efecto fiscal

La hipoteca es fuente de deducción y ahora que estamos a punto de cerrar el ejercicio 2015 es una buena herramienta para cuadrar tus cuentas en el IRPF 2014. ¿Quieres saber si es una buena idea hacer una aportación adicional para desgravar el máximo posible? Sigue leyendo y lo sabrás.

Existen muchas fórmulas para pagar menos al hacer la declaración de la renta, pero las dos más utilizadas por los ciudadanos españoles son los planes de pensiones y la vivienda. Ambas forman parte de las deducciones más habituales en el IRPF y es en la recta final del año cuando la mayoría se para a pensar en ellas, en cuáles ha utilizado hasta ese momento y en cuáles puede todavía exprimir. Por eso mismo los bancos aprovechan los últimos meses del ejercicio para promocionar sus ofertas en planes de pensiones y productos para la jubilación que llevan aparejados importantes ventajas fiscales.
Amortizar capital en la hipoteca para ahorrar en la declaración de la renta
Para los que tienen un préstamo hipotecario, una opción para pagar menos impuestos es la amortización anticipada de la hipoteca . Si se dispone de un dinero extra -cosa improbable aunque no imposible para algunos-, pagar más de hipoteca va a permitir sacar el máximo partido a la deducción en el IRPF por compra de vivienda habitual, así como ahorrar en el pago de los intereses que acompañan al préstamo hipotecario. ¡Vamos a ver cómo funciona la amortización del préstamo y sus ventajas!

Quienes pueden desgravar por su casa

Lo primero que hay que aclarar es que no todo el mundo puede desgravar por su vivienda, aunque ésta sea la habitual. Quienes compraron su casa en 2013 y los años posteriores ya no pueden deducir por ella en la declaración de la renta. Sin embargo, esta posibilidad sí que está disponible para los que se hicieron con su piso antes del 1 de enero de 2013 y son ellos quienes pueden aprovechar este ‘truco’ fiscal que consiste en realizar una amortización parcial de la hipoteca.

Eso sí, hay que recordar que para poder deducir por la vivienda en la declaración de la renta ésta debe ser la habitual y cumplir con los requisitos que Hacienda establece para que una casa sea la habitual a efectos fiscales, empezando porque sea la casa que habitas. Si pensabas amortizar el préstamo de la casa de playa olvídate, porque no te ayudará a ahorrar impuestos.
El siguiente cuadro resume los tres puntos más importantes del concepto de residencia habitual a efectos de la declaración de la renta.
¿Cuál es la vivienda habitual para Hacienda?

Calcula tu deducción por vivienda habitual

El cálculo de la deducción por vivienda habitual es bien simple. Solo hay que sumar todas las cuotas mensuales pagadas en concepto de hipoteca y el dinero del seguro de vida o de hogar si éste se firmó con el préstamo y como una condición para lograr la financiación. Sobre ésta suma se podrá desgravar un 15% con una base máxima de 9.040 euros, lo que deja la deducción máxima en 1.356 euros en el IRPF. Esta es la cantidad que, como mucho, podrás ahorrar en la declaración de la renta 2015 si has aportado el máximo en tu hipoteca.

Aquí va un ejemplo: si tomamos como referencia una hipoteca media de 120.000 euros a un plazo de 25 años y un tipo de interés del 4%, el desembolso mensual asciende a 633 euros. El pago anual se sitúa en 7.596 euros. En este caso, la desgravación sería de 1.139 euros y se quedarían ‘sin utilizar’ 217 euros en la renta. Si queremos obtener el máximo ahorro fiscal, habría que amortizar anticipadamente 1.444 euros antes de final de año. Es decir, a lo que ya hemos pagado de hipoteca habría que sumarle 1.419 euros más.
Al hacerlo estaremos ganando más de 200 euros o un 15% del capital invertido.

El caso de los matrimonios con hipoteca

Existe un caso particular en el que el ahorro fiscal por adelantar el pago de la hipoteca puede ser mayor. Es el de los matrimonios con una hipoteca que opten por hacer la declaración individual en lugar de la conjunta. Y es que para este tipo de contribuyentes, cada uno de los cónyuges podrá desgravar el 15% de las cantidades aportadas sobre la base de 9.040 euros. De esta forma, cada uno podrá desgravar hasta 1.356 euros, siempre que cada uno alcance también la aportación máxima.
Para calcular las cantidades que cada uno ha pagado de hipoteca a efectos de la declaración de IRPF bastará con dividir entre dos el total que se ha destinado a satisfacer el préstamo. Siguiendo con el ejemplo anterior, si una pareja aporta 7.596 euros a su hipoteca, esto quiere decir que cada uno de sus miembros habría pagado 3.798 euros a efectos de IRPF. Para alcanzar la deducción máxima en este caso, la pareja debería amortizar de forma anticipada 10.484 euros entre ambos. La cantidad puede parecer elevada, pero también lo es la diferencia en el resultado del IRPF. Si no amortizan capital, la deducción total de la pareja será de 1.139 euros (569,5 euros cada uno), mientras que si optan por adelantar dinero de la hipoteca hasta el máximo permitido ahorrarán en su declaración 2.712 euros (1.356 euros cada uno). La diferencia: 1.573 euros.

Eso sí, para poder disfrutar de esta ventaja deberán presentar la declaración individual, ya que en la declaración conjunta se mantiene el límite de 9.040 euros sin multiplicarlo por dos.

En este sentido y sólo desde el punto de vista del resultado de la declaración de la renta, amortizar capital del préstamo para llegar a la base máxima de la deducción siempre es una buena idea. Eso sí, para tener el cuadro completo también habrá que tomar en cuenta otras consideraciones financieras y de inversión.

¿Amortizar la hipoteca o contratar un depósito?

Ahora bien. ¿Es adelantar la hipoteca sólo para ahorrar impuestos la mejor elecciónm. Siguiendo con el ejemplo anterior. Si tenemos disponible esos 1.444 euros en la mano la lógica nos dice que será mejor invertirlos que gastarlos en cualquier cosa. Productos financieros hay a montones, pero si algo nos ha enseñado la historia reciente es que a los españoles nos gustan los depósitos.

El único problema de los depósitos, es que su remuneración hoy en día ya no es la que era. La recomendación del Banco de España de limitar al 1,75% la rentabilidad de los depósitos a 12 meses ha tenido su efecto en los plazos fijos y su rentabilidad. De hecho, aunque hay depósitos tradicionales que superan el 2%, no son muchos y para lograr rentabilidades más altas será necesario acudir, en el mejor de los casos, a un depósito estructurado o a otro tipo de inversiones.

En cualquier caso, vamos a ver cuánto ganaríamos invirtiendo esos 1.444 euros en depósitos, con otras alternativas más rentables y, por supuesto, amortizando anticipadamente la hipoteca.

 

  • Depósitos al 1,75% TAE: invirtiendo nuestro dinero en un depósito ganaríamos 25,27 euros al año menos impuestos (21% para esa cantidad o
  • Fondos y otras inversiones con un retorno del 4% TAE: con ese capital, la ganancia acumulada al término del año calendario será de 56,76€, que si le sacamos la retención fiscal obligatoria, nos queda un líquido de casi 44 euros.
  • Deducción por vivienda habitual: al amortizar anticipadamente la hipoteca por ese importe, siempre de acuerdo al ejemplo que estamos viendo, nos quedará en el bolsillo la suma de 217 euros.

Así, concluimos que en la mayoría de los casos, la amortización anticipada de la hipoteca nos podrá rendir hasta 5 veces más que cualquier otro producto financiero de plaza. Y es que el cálculo no es difícil de hacer: ante una rentabilidad del 1,75% en el caso de los depósitos, la deducción por vivienda ofrece un beneficio del 15% sobre el capital que adelantemos, algo difícil de superar.
Además, también hay que contar con el efecto positivo que amortizar capital de forma anticipada tiene sobre la propia hipoteca. Al pagar más capital tardaremos menos en pagar la hipoteca y por lo tanto pagaremos menos intereses y, dependiendo del sistema de amortización, incluso el porcentaje de capital sobre intereses que paguemos al año siguiente será menor. En este caso, la cuantía dependerá del préstamo, pero aún así generalmente será una buena idea adelantar el dinero de la hipoteca.

Amortizar capital: el efecto en la hipoteca

Adelantar el dinero de la hipoteca no sólo tiene ventajas fiscales. También pagarás menos dinero por el total del préstamo. Si te fijas en cuadro de amortización de la hipoteca, lo primero que pagas siempre son intereses y no capital. Cuando optas por amortizar capital lo que haces es restar dinero del principal, sin pagar intereses -cuidado en este caso con las comisiones-. Esto hace que termines pagando menos por el préstamo.

El cuadro de amortización del préstamo es claro y desde Preahorro.com ponen los números, gráfico incluido. Según sus cálculos usando una amortización lineal, si adelantásemos 5.000 euros de hipoteca a un tipo de interés del 3% estaríamos ahorrando 150 euros sólo en intereses que no pagaríamos al banco.

Para una hipoteca de 150.000 euros a un plazo de 20 años, amortizar anticipadamente 5.000 euros al año supondría un ahorro directo de 20.077 euros sólo en intereses y acortar en 8 años el plazo para pagar la hipoteca. Incluso con una única amortización estaríamos ahorrando ya dinero pese a que la tabla de amortización del préstamo sería mucho menos pronunciada.

En concreto, si optásemos por pagar 5.000 euros una sola vez durante el primer año de hipoteca, el ahorro final sería de 3.741 euros al banco, además de acortar en ocho meses la vida del préstamo.

Amortizar la hipoteca y su efecto fiscal

Como ves, no hace falta conocer la tabla de amortización completa para ver cómo adelantar dinero de la hipoteca y de cualquier préstamo en general, paga dividendos.

También te puede interesar:

Las deducciones más habituales en el IRPF

¿Se pueden desgravar los seguros vinculados a la hipoteca?

Ampliaión de la hipoteca ¿Puedo seguir desgravando?

Imagen superior – pogonici en Shutterstock

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...