Publicidad

¿Se pueden desgravar los seguros vinculados a la hipoteca?

Son pocos los bancos que permiten firmar una hipoteca sin tener que contratar un seguro de vida y otro de hogar en el mejor de los casos. ¿Es posible incluir estos seguros al desgravar por la vivienda en la declaración de la renta?

Quien tiene una casa tiene un tesoro, por lo menos a efectos fiscales. Pese a las restricciones, la vivienda sigue siendo una de las principaloes fuentes de deducción en el IRPF y en muchos casos la única forma que miles de contribuyentes tienen de rebajar la factura fiscal de la declaración de la renta.

Desde la reforma fiscal de 2012 sólo quienes compraron su casa antes del 1 de enero de 2013 pueden deducir por ella en el IRPF. El resto, los que adquirieron la vivienda en 2013 y los años siguientes, deberán incluir los datos del piso, pero no podrán desgravar por los gastos de adquisición.

desgravar seguros ligados a la hipoteca

Cómo funciona la deducción por vivienda

Aclarado quienes pueden y quienes no pueden desgravar por adquisición de vivienda en términos generales, vamos a repasar cómo funciona la deducción y a cuánto asciende. En concreto, los contribuyentes pueden deducir el 15% de las cantidades destinadas a la compra de su casa sobre un máximo de 9.040 euros. Traducido en euros, esto quiere decir que el ahorro fiscal por comprar vivienda es de 1.356 euros que nos ahorraremos al hacer el IRPF. 

Este límite se aplicará tanto en tributación individual como en tributación conjunta. Dicho de otra forma, si un matrimonio hace la declaración conjunta sólo podrán desgravar esas cantidades en total, mientras que si optan por la individual, cada uno de los cónyuges podrá aplicar esa misma deducción. A efectos prácticos, un matrimonio que opte por hacer la declaración conjunta se ahorrará 1.356 euros como mucho, mientras que si este mismo matrimonio hace el IRPF de forma individual, el ahorro será del 2.712 euros (1.356 euros multiplicado por dos). Por eso mismo, en los matrimonios con hipoteca suele aconsejarse hacer la declaración individual.

Si tienes dudas sobre cuál de las dos elegir, aquí te damos más pistas.

Sólo para vivienda habitual

No hay que olvidar que la deducción por comprar casa  se aplica solo a la vivienda habitual. Esto implica que el piso debe reunir una serie de condiciones marcadas por Hacienda. Estas pasan por ser efectivamente la vivienda en la que se reside la mayor parte del año, haberla habitado en un plazo de doce meses desde la compra y estar en ella más de tres años.

¿Cuál es la vivienda habitual para Hacienda?

Las segundas residencias, como la casa de playa o la del pueblo, no tendrían esta consideración. del mismo modo, si compras tu casa y desgravas por ella pero te cambias de residencia deberás dejar de incluir la deducción en el IRPF. 

Qué pasa con los seguros

A la hora de establecer los gastos que se pueden incluir dentro de la deducción hay una duda que se repite: ¿Son desgravables los seguros vinculados a la hipoteca? La ley de IRPF es cristalina al respecto y establece claramente qué tipos de seguro sí y qué tipos no y cuándo son válidos.

El seguro de hogar

Si has contratado una hipoteca es obligatorio que tengas un seguro de hogar con la cobertura de incendio. Este es el único caso en el que este tipo de protección es obligatoria por ley. Los bancos lo saben y por eso incluyen su propio seguro a la firma de la hipoteca y además suelen ser ellos los beneficiarios en caso de incendio de la vivienda. Es la forma que tienen de asegurarse de que cobrarán el dinero que resta por pagar si hay un siniestro. fiscalidad seguro de hogar

La legislación v establece que es posible deducir el segurosde hogar siempre que estos se encuentren ligados a la hipoteca. Es decir, estamos hablando de los seguros que el banco impuso a la firma de la hipoteca y que están exclusivamente vinculados y conectados al préstamo hipotecario. Si se firmaron a la vez que la hipoteca y fueron preceptivos para su concesión, podrás desgravar por ellos en tu declaración.

El seguro de vida

Incluir el seguro de vida en la hipoteca se puso de moda a partir del año 2000 aproximadamente y ya en 2007 no había préstamo hipotecario en el que no fuese condición sin e qua non para la concesión de la financiación. Estos seguros de vida se firmaban y se firman por el importe de la hipoteca y la cuantía de la indemnización va descendiendo año a año conforme se va devolviendo el dinero. Esto podría hacer pensar que la prima a pagar debería ir bajando cada año, pero al aumentar la edad del asegurado permanece igual e incluso sube.

A efectos del IRPF el seguro de vida ligado a la hipoteca tiene la misma consideración que el resto de gastos originados por la compra de la casa que se incluirán en la declaración de la renta junto con el resto del dinero que hayamos destinado al pago de la casa. 

De esta forma, si hemos pagado 7.200 euros por la hipoteca podremos sumar además los 400 euros del seguro de vida y los 150 del seguro de hogar para alcanzar los 7.750 euros. En cualquier caso, recuerda que la deducción por adquisición establece un límite de 9.015 euros anuales sobre los que aplicar la deducción del 15%.

¿Puedo rescindir mis seguros?

Esta es para muchos la pregunta del millón y por fortuna la respuesta es clara: SÍ. Siempre que en el contrato hipotecario no aparezca de forma clara que es obligatorio mantenerlos o que el diferencial subirá o bajará en función de los productos que tengas contratado -una modalidad de hipoteca que se puso de moda entre 2008 y 2009- podrás prescindir de los seguros contratados con la compañía.

Eso sí, en el caso del seguro de hogar, recuerda que es obligatorio y que, por lo tanto, deberás contratarlo con otra compañía con la cobertura de incendio. Esto mismo también puedes hacerlo con el seguro de vida. Si la prima que tienes que pagar con tu banco es excesiva, puedes buscar y contratar el seguro de vida por las cantidades que te resten de pagar del préstamo con cualquier otra aseguradora. 

Otros gastos deducibles

Al margen de los seguros, la deducción por vivienda habitual se compone del dinero que hayas destinado al pago de la vivienda con tu hipoteca, tanto por el capital amortizado como pro los intereses -recuerda que la fórmula de pago dependerá del sistema de amortización que hayas elegido-.

En términos generales, la ley te permitirá incluir además cualquier gasto al que el banco te haya obligado a hacer frente en el momento de la contratación, pero no impuestos como el IBI o los gastos de comunidad.

Incluso si tienes el piso alquilado podrás desgravar por la hipoteca en el IRPF, aunque sólo por una parte de ella. Aquí te lo contamos todo.

 

Imagen – Sergey Nivens y Sebastian Gauert en Shutterstock

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...