Bolsamania

Top 10: Villanos más odiados (Parte I)

En muchas ocasiones hemos hablado de nuestra admiración por los villanos. Darth Vader, Hannibal Lecter y compañía nos seducen desde el primer minuto que aparecen en pantalla, pero hay otro colectivo de villanos cuya “virtud” consiste en conseguir que les odiemos con todas nuestras fuerzas. Por eso, nuestros Top 10 de hoy va dedicado a todos esos villanos a los que solo deseamos ver decapitados, mutilados, aplastados, despeñados y muertos en general, víctimas de terrible sufrimiento.

10. Scar en “El Rey León”: Menudo pieza el Scar de las narices. No contento con matar a su hermano, traumatizar a su sobrino y someter al reino a una dictadura del terror, todavía trata de aprovecharse de la bondad del bueno de Simba para liársela parda al final de la película. Fijo que ni reciclaba basura.

3

 

9. Lord Voldemort en “Harry Potter”: La lista de crueldades del individuo en cuestión podría llenar un buen puñado de libros. Desde cargarse a los padres de Harry, hasta acabar cruelmente con muchos de los personajes más queridos de la saga, lo de Voldemort ya parece más vicio que otra cosa. Nos pasamos ocho películas deseando que el joven mago le de lo suyo.

4

 

8. La enfermera Ratched en “Alguien voló sobre el nido del cuco”: Menudo mal bicho la tipeja esta. Louise Fletcher estará muy bien en el papel, pero nosotros confesamos que la ira final de los internos contra la mujer nos parece absolutamente justificada. Mirad como nos deja al pobre Jack Nicholson…

5

 

7. Annie Wilkes en “Misery”: Menudas goteras tiene la amiga. El pobre James Caan va a estrellarse en el peor sitio posible de todo el planeta tierra. Los aparentes cuidados de la amable mujer ya sabemos en lo que se van convirtiendo. Si somos sinceros, lo cierto es que no le deseamos nada bueno a esta tarada en ningún momento de la película.

6

 

6. Capitán Vidal en “El Laberinto del Fauno”: Este es malo hasta cuando duerme. Todavía nos cuesta mirar con buenos ojos a Sergi López después del despliegue de crueldad que se marca el fascista en cuestión. Torturas, malos tratos, asesinatos… Lo cierto es que no hacía falta todo eso para que le pillásemos manía, porque solo por su expresión facial ya nos dan ganas de que se lo coma un fauno o algo así.

7

 

Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.