Es realmente sintomático. Pese a que todos mantenemos las esperanzas y la ilusión en que las cosas vuelvan a la normalidad, lo cierto es que la pandemia mundial