Un año de filmación, casi 500 millones de dólares de presupuesto y los mejores profesionales del sector. Esos fueron los ingredientes con los que Peter Jackson se cocinó