Seguramente pensaréis que ya se nos ha ido la pinza otra vez. Partiendo de la base de que una enajenación mental transitoria o la embriaguez por el encanto