La larga historia de los extraños cambios de título nos ha servido para muchos titulares a lo largo de los últimos años. Resulta innegable que las distribuidoras españolas