Los datos de audiencia siguen siendo demoledores, pero no se puede negar que The Walking Dead ha conseguido hacer realidad la reinvención que llevábamos reclamando desde hace tanto