Fue un martirio desde la primera temporada. Con cada nuevo capítulo de Juego de Tronos, la amenaza del Rey de la Noche y su ejército de muertos crecía.