Esto del cine es algo curioso. En un año en el que el cine de superhéroes debería haber pulverizado todos los récords con Capitán América: Civil War, Batman