Es una auténtica fuerza de la naturaleza. Natalia de Molina se ha convertido en lo mejor que le ha pasado al cine español en mucho tiempo. A sus