Las segundas partes de trilogías nunca son un tema sencillo de gestionar. Nos referimos a esos casos en los que tres cintas forman una historia principal, por lo