Todavía quedan valientes (o locos) empeñados en hacer superproducciones cinematográficas a partir de videojuegos. Pese a que ya llevamos más de 25 encontrándonos con trabajos insufribles, la industria