¿Os imagináis un huracán que arrastre a decenas de tiburones por los cielos de una ciudad, sembrando el terror? Efectivamente, ese era el argumento que logró conquistarnos en