Allá por 1997 un joven director mejicano comenzaba a despuntar. El Con poco más de 30 años, Guillermo del Toro encaraba el ambicioso proyecto de “Mimic” cuando su