Era la cinta llamada a marcar el punto de inflexión dentro de las adaptaciones cinematográficas de videojuegos, pero la cosa no resultó. Pese a que Warcraft quedó lejos