El cine de tiburones ha vuelto por todo lo alto. Nuestro Jaume Collet-Serra se sacaba de la manga una trepidante cinta en la que Blake Lively tenía que