Ya lo sospechábamos, pero ahora parece que todo se convierte en certeza. The Walking Dead calienta motores para volver con una octava temporada que no dejará a nadie