Eso de pasarse el día matando zombis y enfrentándose a los humanos más capullos del planeta debe ser cansado. “The Walking Dead” es una de esas series intensas