Por si no había sido suficiente con reinventar el terror moderno con Saw, el bueno de James Wan se sacaba de la manga, allá por el año 2013, esa maravilla del